Blogia

Titiritero de palabras

Este machismo que matamos

Este machismo que matamos

Este año no he participado en ninguna iniciativa del día internacional contra la violencia de género. No he asistido a manifestaciones, no he portado pancartas, no he puesto ningún lacito de ningún color, ni he reenviado las convocatorias a ninguno de los actos de los que me ha llegado información.

 

Tienen una utilidad de concienciación, es innegable, pero , lamentablemente, me temo, y los números y la persistencia obstinada del fenómeno año tras año, década tras década, en un país y en otro, sugieren que hay algo más fuerte actuando en sentido contrario.

 

¿  Qué será, qué será?

 

Los asesinos machistas, los autores de palizas brutales, o creadores de infiernos psicológicos y emocionales, no surgen de la nada. No los trae ningún platillo volante y son depositados por hombrecitos verdes ni en Ujo ni en Copenhague. Son hombres que viven en esta nuestra sociedad en la que nos conformamos todos los unos  a los otros.

 

Cuando al chiste machista en el chigre se ríe todo el mundo le guste o no, estamos configurando la sociedad. Naturalmente, nos da miedo ser apartado como el rompecojones aguafiestas que no quiere comprender que un chiste es un chiste. Y es posible que ocurra. Pero será un aislamiento muy leve comparado con el infierno que sufren de soledad, desvalimiento, las víctimas del clima que tacita a tacita construimos todos los días.

 

Cuando una madre, tras la comida, deja que sus hijos varones se vayan a jugar, y hace a sus hijas mujeres quedarse a fregar los platos, traslada un mensaje.

 

Cuando otra madre con tres hijos varones, antes que ninguno tenga aún su primera pareja, ya está anticipándoles que todo lo malo que les vaya a pasar en la vida se lo van a causar las mujeres, que son unas zorras, siembra una idea.

 

Cuando una cargo público adecuadamente remunerada desatiendes sus funciones porque tiene que marchar corriendo que llega su marido a casa y tiene que tenerle la comida hecha, y le expira el plazo para dictar una resolución que, transcurrido, cuesta  a la administración (que se nutre de nuestros impuestos) miles de euros al cotidiano repetido "recuérdamelo mañana" hasta que mañana ya tenía que ser ayer y no decimos nada (de nuevo, miedo a las consecuencias para mí, para nosotros; ignorancia negligente de las consecuencias para las víctimas de las que somos cómplices del sufrimiento infinitamente mayor que les tocará), pegamos, encerramos , matamos mujeres. No con nuestras manos. Con lo que debería diferenciarnos de otros primates; el cerebro.

 

Creo que tendré que intentar hacer algo para no manifestarme uno de estos 366 días de 2016, y matar mujeres los otros 365.

 

Mi CI de los cojones

Mi CI de los cojones

 

Hoy, una amiga, en una cierta proporción en broma, en otra parte en serio, me decía: "¡ Ay, cuántos problemas me causa tu CI!". Con similar mezcla de broma y serio, le contesté: " ¡ Pues anda, que a mí ! "

 

Pa quien le suene poco o nada, el CI es el Cociente de Inteligencia, una cosa que tengo entendido que se INVENTÓ a principios del siglo pasado, que se evalúa mediante tests de inteligencia.

 

Son unos tests muy particulares, por lo que sé y conozco, hacen preguntas sobre tres tipos de habilidades: aritméticas, lingüísticas, y de razonamiento espacial.

 

Y desde el principio fue controvertido; al principal de sus dos INVENTORES le cuestionaron en seguida: Simon, hombre, ese concepto tuyo de inteligencia es muy limitado, no puedes decir que un humano es mucho o poco inteligente porque se le dé bien saber si después del 1, el 3, el 5 y el 7 la serie la continúa el 9, o si después de A, E, I la continúa la O, o si unas ruedas dentadas engranadas, si giras esta pacá , aquella otra de pacullá gira en el mismo sentido o en el contrario.

 

Parece que Simon respondió, entre pragmático y cínico: "Inteligencia es lo que miden los tests de inteligencia".

 

El caso es que esa reducción quedó imperante durante décadas, y aún sigue omnipresente hoy, aunque Goleman en los 90 del siglo pasado sacara lo de la Inteligencia Emocional, y otros autores las múltiples inteligencias..... que no sólo lo veo muy cierto, permítaseme ahora el cinismo a mí, sirvió más que para hacernos mejores humanos, para que muchos autores buenos y malos se forraran a vender libros a porrón, unos excelentes, otros penosos.... Maldito parné.....

 

El caso es que a mí me miraron el puto CI a los 18 años, y dio un numerín bastante curiosu. Mis maestros, profesores, y mis abuelos que siempre cuento que no me criaron, me SALVARON, con su mejor intención siempre buscaron que yo desarrollara y utilizara el CI, aunque a mí lo que me gustaba era pegarle patadas a un balón de fútbol con los otros niños, y si no había balón, a una lata de cocacola abandonada aplastada, que siempre encontrábamos en algún lado. Y que fuera ingeniero, que creo que son señores y señoras con mucho ingenio y con el CI que suele ser más alto que bajo, pero sobre todo bien aprovechado.

 

Pero hete aquí que el CI me ha dado muchas satisfacciones, me ha permitido deleitarme con libros que a otros les costaría más entender o medio entender, y yo los entiendo o medio entiendo más fácil que bastante gente. Pero como bien descubrieron los padres de la Psicología Cognitiva, o últimamente los de ACT ( acceptance and commitment therapy), para los primeros, no es la capacidad de pensar, sino de tener pensamientos, actitudes y conductas que nos hagan felices como personas y como miembros de una especie social; para los segundos, el lenguaje y la inteligencia humana nos han permitido sobrevivir como especie a un mono sin pelo ni caparazón ni  fuerza ni tamaño pero con el encéfalo más grande en proporción al peso del animal homo sapiens sapiens, pero con un precio: a la capacidad de pensar va intrínsecamente unida la capacidad de SUFRIR.

 

Mecagoen el CI. A la especie nos está sirviendo para autodestruirnos y para cargarnos el planeta. A mí para comerme el tarro, con alguna etapa, afortunadamente superada, en la que mi capacidad de pensar en letras, números y ruedas dentadas, en filosofía y en economía, en el pasado y en el futuro, me he refugiado hasta en sustancias para no pensar pero con efectos mucho peores que esa ventaja, y ahora son la psicoterapia, la meditación, la relajación, y en entrenamiento en usar la cabecina que no tienen los animales no humanos pa cosas útiles en vez de hirientes para mí y otros....

 

Simon, allá donde estés. Te equivocaste. Inteligencia no es lo que miden los tests de inteligencia, es lo que miden los tests de Amor. El CI es una desgracia de invento, deberíamos potenciar el CA ( el cociente que mide la capacidad de amar). A mí me han tenido que dar muchas clases cielos encantadores que tienen una fracción de mi CI pero multiplican por mucho mi CA para que comprendiera un poco de alguna verdad importante de la vida.

 

Que no me falten profesores de CA.

Autosabotaje

Autosabotaje

Hay infinitas formas de sabotear la propia felicidad. Al menos, en el mundo "desarrollado", sospecho que tocamos a más de una per capita.

 

Yo tengo varias, pero hoy pienso que quizás la más decisiva es una, que quizás no sea yo el único a que me pase: me hago infeliz por tomarme a mí mismo demasiado en serio.

Etiquetas

Etiquetas

En mi proverbial incapacidad para ser breve ni hablando ni escribiendo, a veces me planteo usar "etiquetas" en el blog para facilitar a quien quiere limitarse a lo que prefiere el ir donde está y obviar el resto.

 

Pues mirad. Pues tampoco

 

Hoy me ha dado por pensar en las etiquetas. Somos una sociedad que lo etiqueta todo, sobre todo a las personas: bueno, malo; guapo, feo; derechista, izquierdista; listo, tonto; hombre, mujer; homosexual, heterosexual; maduro, inmaduro; encantador, insoportable

 

Pero en la mayoría de las ocasiones esas etiquetas son simplificaciones , sobre todo las dicotómicas, y son no sólo inexactas, sino nocivas.

 

El humano no es que en sus características importantes esté en una escala de grises ( y además subjetivísima): está en un punto de un poliedro de infinitos colores en múltiples dimensiones.

 

Sin embargo, nosotros, yo, tú, querido lector, ¿ cuántas veces no tendemos a seguir la costumbre predominante social de etiquetar y facilitar nuestro juicio?

 

Y eso empobrece nuestro juicio, pero empobrece al etiquetado y empobrece nuestras relaciones. Convertimos a un riquísimo ser humano en  unas pocas etiquetas, lo tratamos como tal, y, incluso peor, podemos , con nuestro juicio y las actitudes que de él derivan, influirle y dirigirle a ser la etiqueta que le ponemos.

 

Entre los infinitos meandros del río que es el actuar humano, no veamos un agua quieta: veamos un agua dinámica, cambiante, interesante, apasionante en  su inmensa hermosa complejidad.

 

Nos podría ir la vida en ello, en circunstancias incluso se darán casos literales. Pero cada día se nos va en ello algo ENORME: nuestra FE - LI - CI -DAD

 

Seamos felices, hipócrita lector, mi similar mi amigo.

 

Tuyo sinceramente

el titiritero

Dios mío, ¡ están bajando los precios !

Dios mío, ¡ están bajando los precios !

 

Estamos en una situación económica y financiera francamente inusual.

 

Francamente inusual, no cabe duda.

 

Recuerdo ahora mi infancia, "Jimmy" Carter era presidente de Estados Unidos, la inflación en España estaba en niveles de dos dígitos,  del orden del 20%, y el precio del petróleo subía y subía. La inflación y el precio del petróleo eran las grandes preocupaciones y noticias cada día.

 

En las últimas semanas, la bajada del precio del petróleo se ha convertido en una gran preocupación, y todas las bolsas del mundo se desplomaban los primeros dias de esta semana (acabo de enterarme que tras la rueda de prensa de hoy de Mario Draghi los mercados han dado un vuelco, parece ser que por el anuncio de nuevas medidas de estímulo del BCE para marzo: veremos cuánto dura).

 

En una eurozona con la inflación en niveles significativamente superiores al 2%, imagino que la bajada de precios del petróleo en países como los de Europa Occidental continental que dependemos energéticamente del exterior en muy gran medida, algunos prácticamente del todo en cuanto a combustibles fósiles se refiere, hubiera sido vista con alivio en muchos aspectos.

 

Con la inflación rozando el 0% y un nada desdeñable riesgo de deflación ( ¡ si es que no hemos pasado ya un punto de no-retorno que nos conduzca de modo casi inexorable hacia ella !) las cosas se ven muy diferentes.

 

Recuerdo también una conferencia en Oviedo de un entonces Secretario de Estado de Energía, cuyo nombre omitiré, pero créaseme que una persona con profundo conocimiento de lo que estaba hablando, y décadas a sus espaldas de experiencia profesional en aquello sobre lo que hablaba. La conferencia estaba dirigida a estudiantes universitarios y todos los asistentes estudiábamos matemáticas, física o ingeniería. El conferenciante hablaba preocupado por los efectos medioambientales y por los perjuicios de los efectos en la balanza de pagos española de un elevado consumo de combustibles fósiles comprados al extranjero; y dijo algo que recuerdo muy bien: "se ha intentado ya de todo en España para moderar el consumo energético del público, y una y otra vez la evidencia nos demuestra que el único mensaje al que responden los consumidores de energía es EL PRECIO", y siguió su argumentación defendiendo que si queríamos contener el consumo energético había que actuar al alza sobre los precios, a lo que la audiencia respondió de modo inmediato con un aplauso espontáneo . No quiero pensar cuál hubiese sido la respuesta de un público representativo de la población general ante un (en aquel momento) político hablando de actuar al alza sobre un precio.

 

El caso es que hoy vemos:

- que el bajo precio del petróleo está causando cientos de miles de empleos perdidos en Europa y Norteamérica;

 

- que , a pesar de que, para el consumidor, una bajada de los precios del petróleo tiene como efecto principal algo absolutamente análogo a lo que produciría una bajada de impuestos (en particular un aumento de la renta disponible), no se observan efectos sobre el consumo. El único parece ser un aumento nada desdeñable en la cantidad de millones de kilómetros recorridos en coche, desde que pagábamos el combustible un 50% más caro de lo que lo pagamos hoy hace sólo medio año.

En esas circunstancias, no puedo evitar que me venga a la cabeza una idea de la que espero que mi ignorancia en economía me sea compensada por correciones y contraargumentos en los comentarios: en Estados Unidos sé que no puedo contar con ello ni en mis más húmedos sueños, pero donde sí es posible, se me ocurre poner un impuesto a los combustibles fósiles para automóviles de una cuantía fija por litro, adicional a los impuestos ya existentes ( del orden de 20 céntimos por litro, que es sólo la mitad de lo que ha bajado el precio parece razonable).

 

Los efectos buscados serían:

- compensar parcialmente la caída en la recaudación fiscal

- evitar el desincentivo a la compra de vehículos más eficientes energéticamente, a su fabricación y venta, a la inversión en sistemas de aprovisionamiento de energía menos contaminantes y a la investigación en ellos

- dedicar la reducción en el impacto sobre las cuentas públicas a reducir el deterioro de la sanidad y la educación pública en Europa (particularmente en los países endeudados del Sur), en el empleo en esos sectores, y en formación ocupacional para recolocar a trabajadores desempleados cuyo mejorable nivel de formación dificulta su reinserción profesional y a trabajadores con empleo cuya productividad puede aumentarse en un mundo donde la sociedad del conocimiento da algunos de los mayores valores añadidos a la mejora de las cualificaciones profesionales.

- contribuir a reducir, y no aumentar, las emisiones de CO2 mundiales, y sus efectos sobre el cambio climático, los ecosistemas, y el hombre.

Sí, lo sé. Es anatema hablar de impuestos en España. El españolito quiere impuestos cero, sanidad pública universal gratis y sin listas de espera, y pleno empleo. Si hablas de fiscalidad en el chigre obtienes como respuesta casi a coro que "no voy a pagar impuestos para que los políticos se vayan de putas con el dinero que me roban".

Yo sigo pensando que en este país hay millones de ciudadanos serios, serenos y con la profundidad intelectual suficiente para analizar pros y contras, mirar las cifras y la evidencia científica, y entre ellos muchos partidarios de lo que fue en su mejor momento el Modelo Social Europeo (mi objetivo , lo confieso, es igualar a los trabajadores del mundo con ese Modelo como referencia  universal, en lugar de dejar que el neoliberalismo nos iguale a todos por abajo

Mi reina maga. Una epifanía

Mi reina maga. Una epifanía

 

Hace seis u ocho meses tenía yo que acudir a mi médico general y aquel día estaba de descanso. Así que me enviaron a otro médico del mismo centro de salud. Un profesional excelente, al que ya había sido desviado en alguna otra ocasión, que se toma el tiempo que haga falta para cada paciente. Puede tocarte una larga espera, pero vale la pena. Y si tiene que trabajar más horas de las que debe y le pagan, las trabaja...

... sabedor de lo que puede ocurrir, había llevado un libro de más de mil páginas para entretener mi espera. Tras un rato, la anciana que estaba a mi lado me preguntó por el libro, y me dijo que le gustaba mucho y que lo había leído de joven. Me preguntó si lo podría encontrar de alguna forma, si quizás lo tendrían en la biblioteca. Le dije que me temía que no, pero que estaba editado y sin dificultad lo encontraría, por ejemplo , en Cervantes.

 

Con su escaso acento extranjero me explicó que no tenía muchos ingresos; el libro es caro de narices, por cierto, es una versión en un solo volumen de un original que en su momento eran tres tomos.

Pensé un momento y le dije: mire, no tengo tiempo para leerlo más que en la sala de espera del médico..... lléveselo, le dejo mi número de teléfono, y , sin ninguna prisa, cuando lo haya terminado, me da una llamada perdida, o me manda un mensaje, o me llama y me lo devuelve.

 

Así hicimos. El caso es que el otro día me acordé de aquello y me dije: esta mujer jamás me llamará, pero bueno, como siempre que presto un libro, ya lo había dado por perdido desde el primer momento, y, luego, si me lo devuelven, mejor.

 

Este mediodía sonó mi móvil, me llamaban de un número desconocido. Era esa mujer, para felicitarme Reyes y para decirme que no tenía mucho tiempo porque tenía que cuidar de sus nietos, así que iba por la mitad del libro, pero que espera terminarlo en unos dos meses.

 

Más tarde me ha preguntado una chica qué me habían traido los Reyes, y le dije que me habían traído una llamada telefónica y le conté la historia. La chica me dijo: pero te habrán traído algo más, ¿ no te han traído ningún regalo?

 

Le expliqué: me han traído el mejor regalo, me han traído una lección de valor incalculable. Que uno no debe dejar de confiar en el ser humano. No puedo imaginar ningún regalo mejor que se pueda entregar físicamente, ni comprar con dinero.

Dicen que lo más valioso es la salud. Recaeré, seguro, recaigo constantemente. Pero al menos por un tiempo me han curado de uno de los peores males: la desconfianza por sistema en el ser humano.

 

SANITAS no me cubre eso por más que les pague.

 

Felices Reyes, ojalá tengáis alguna Epifanía hoy. Y no olvidéis ser felices.

Si yo fuera diputado

Si yo fuera diputado

De las últimas elecciones generales celebradas en España ha resultado un Congreso de los Diputados donde la investidura de un Presidente del Gobierno se antoja harto complicada....

 

Independientemente de las siglas bajo las que hubiera concurrido a las elecciones (si es que concurrió, como es el caso de todos los líderes de los principales partidos, cosa que preferiría, pero la Constitución Española recordemos que no requiere que el Presidente del Gobierno sea diputado - repito para los duros de entendimiento: NO es mi opción, mi opción es que el Presidente haya pasado por las urnas, pero si otros elementos de la balanza lo compensaran aceptaría un candidato que no fuese diputado)....

 

... porque a mí las siglas no me importan más que lo que me importan. Ciertamente, prefiero un candidato que se declare socialdemócrata, o, lo que para mí es equivalente, en mi particular idioma Sergiense, socialista y demócrata)... me importan LAS POLÍTICAS QUE SE HAGAN,  me importan los ciudadanos, y, desde luego, me importo yo, pero desde el convencimiento democrático de que yo a esos efectos no soy ni debo ser más ni menos que los otros 46.999.999.....

 

yo votaría afirmativamente la investidura de un candidato a Presidente si aceptara y garantizara un documento de mínimos que creo que es razonable y asumible por uno o varios líderes de partidos que sacaron diputados en diciembre de 2015.

 

1) España es un Estado Social y Democrático de Derecho. Las tres patas son imprescindibles e intocables: a) social , b) democrático , c) es un Estado de Derecho

 

2) Los ciudadanos de España están llamados en conciencia a comportarse solidariamente los unos con los otros, y el Gobierno español, como órgano ejecutivo de un país signatario de la Convención Universal de los Derechos Humanos tiene la obligación de propiciarlo y facilitarlo

 

3) Todos los residentes estables en España tienen la misma dignidad y derechos, sin distinción de sexo, raza, nacionalidad o cualquier otra circunstancia

 

4) La educación, la sanidad y las pensiones públicas deben ser universales, de la mayor calidad posible que las circunstancias permitan. Los agentes privados que facilitan atención a la sanidad, la educación y las pensiones deben tener garantizado su derecho constitucional a ser una opción individual para quien los elija y las empresas, trabajadores y usuarios de los servicios públicos privados deben ver respetados sus derechos en el marco de la seguridad jurídica que garantiza el Estado de Derecho, la Constitución y el conjunto del ordenamiento jurídico español.

 

5) Las cuentas públicas deben ser gestionadas con el mayor de los rigores, el déficit público no debe ser grande ni imprudente y la deuda pública debe mantenerse en niveles sostenibles, no obstante lo cual las necesidades básicas de los habientederechos, especialmente las garantizadas en el Titulo de la Constitución dedicado a los Derechos Fundamentales deben estar en el centro del foco de la mirada del gobierno y las Administraciones públicas.  La soberanía nacional reside en el pueblo español, que nunca debe ser reemplazado por ninguna Comisión supranacional, ningún organismo internacional, ni ningún gobierno extranjero. La racionalidad en el gasto debe ser el único criterio a sopesar frente a las necesidades básicas de atención sanitaria, la dignidad de las pensiones, y el derecho a una educación de calidad, que, fuera del corto plazo, es la mejor y más rentable inversión que un país pueda hacer en 2016-2020 y siempre.

 

6) La educación será universal, y será gratuita en centros públicos con plazas suficientes para cubrir la demanda, hasta al  menos los 16 años, hoy y siempre, blindada.

 

7) La financiación del Estado de Bienestar debe sostenerse en impuestos justos y progresivos. El Gobierno hará todo lo posible para que los niveles más elevados de renta deban tributar a un tipo efectivo igual o superior al de aquellos quienes tengan una nómina, en el entendido de que el derecho internacional y las condiciones de países extranjeros hacen este objetivo de difícil cumplimiento y conducen a que las medidas evidentes que se podrían tomar podrían tener incluso efectos contraproducentes; el Gobierno de España luchará en los foros internacionales , en cualquier caso, por una modificación del sistema financiero internacional y por la lucha decidida contra los paraísos fiscales, y dotará de medios suficientes y ordenará a la Agencia Española de Administración Tributaria, Servicio de Vigilancia Aduanera, Inspección Tributaria y resto de organismos competentes detectar la reducción de pagos a la Hacienda Pública española por medios ilícitos, constituyan estos ilícito administrativo o Delito. La Fiscalía será reforzada y tendrá instrucciones de actuar vehementemente contra todo aquel ciudadano o residente español del que existan indicios claros de que ha delinquido contra el sistema de tributos que financia nuestros servicios básicos.

 

8) El uso de los recursos públicos debe tener características fuertemente redistributivas.

 

9) La Investigación Pública española, en la Universidad, los centros sanitarios universitarios y el CSIC debe ser potenciada, como instrumento para mejorar la estructura económica de España y garantizar un puesto digno a nuestro país en la economía de la Sociedad del Conocimiento.

 

10) Se favorecerá el conocimiento y la cultura libres. Los standards libres, abiertos, no privativos serán promocionados. Las administraciones públicas los usarán preferentemente, como instrumento de defensa de los derechos ciudadanos que los standards cerrados y privativos no garantizan, cuando no privan directamente de ellos. El software libre se preferirá al propietario siempre que criterios técnicos no concluyan ventajas públicas de interés general en una alternativa no-libre.

 

11) La negociación colectiva real y no nominal será un derecho a proteger con decidida voluntad. El Modelo Social Europeo es una conquista de décadas que costó mucho lograr y que no se debe perder en circunstancia alguna.

 

12) Se favorecerá el auténtico "emprendimiento". Se luchará sin denuedo contra la proliferación de "falsos autónomos" y se actuará según Derecho contra los empleadores que usen la figura del autónomo cuando proceda un contrato laboral. Se trabajará intensamente por la figura del emprendedor y se le facilitará su labor desde las Administraciones. La de autónomo y resto de figuras de empresarios por cuenta propia no deben ser extensamente últimos recursos de quien no halla un contratador por cuenta ajena por circunstancias del mercado laboral. Los autónomos pagarán impuestos y cotizaciones sociales ajustados a sus ingresos reales. Aquellos autónomos y empresarios individuales en general cuyos beneficios no alcancen el Salario Mínimo Interprofesional pagarán cuota cero en IRPF y cotizaciones sociales; naturalmente, con el debido cuidado para evitar figuras que abran aún más agujeros al fraude. Los autónomos soportarán el mismo tipo efectivo de IRPF que soportarían si fuesen trabajadores por cuenta ajena con los mismos rendimientos de su trabajo personal.

 

13) La unidad de españa y la soberanía residente en la totalidad del pueblo español son irrenunciables. La solidaridad fiscal es entre personas y no entre regiones. Los ciudadanos de bajos ingresos de Barcelona pagarán impuestos al mismo nivel que los ciudadanos de bajos ingresos de Badajoz, los ciudadanos de altos ingresos de Almería pagarán los mismos tipos fiscales que los ciudadanos de altos ingresos de Lérida. La secesión de partes de España o la fusión de España con otros países pasarán por el trámite constitucional pertinente y serán votados en referendum por la totalidad de los ciudadanos de toda España mayores de 18 años.

 

Quien garantizase esos puntos tendría mi voto para Presidente de España.

De cómo la vida imita al tenis (o al fútbol)

De cómo la vida imita al tenis (o al fútbol)

Tantas veces, y yo el primero, maldecimos lo que nos hace la vida, odiamos aceptar la realidad porque nos resulta injusta ( y no voy a entrar al qualcosismo fácil de decir que nunca es así, que los factores externos no tienen poder alguno sobre nosotros y que si lo tienen es porque se lo damos.... no es que rechace, ni que acepte, el estoicismo o el cognitivismo, aunque tenga bastante clara mi opinión al respecto seré agnóstico a tal efecto).....

 

Sea o no sea injusta la vida con nosotros, estemos en una suerte de Edén (que de existir nunca dura mucho) o sean nuestras circunstancias un infierno dantesco mi reflexión hoy es: ¿qué hacemos con nuestra VIDA?

 

Y una de mis mejores amigas, de esas que hay pocas, me ha hecho hoy plantearme una respuesta, o, quizás , mil preguntas, que son el paso previo siempre a la respuesta de cada quién y cada cuál. Me ha hecho recordar a los tenistas que me APASIONAN.

 

Ciertamente, para ser bueno en tenis, sea para número 1 del ránking mundial profesional, o para divertirse con los amigos un sábado, hay muchas cosas que afectan: hay que tener una genética razonablemente propicia, muchas horas de entrenamiento y constancia hacen años-luz de diferencia con no entrenar jamás, un profesor particular puede enseñar muchísimo y corregir más....

 

Pero a mí el verdadero entusiasmo no me lo causa el jugador de genética ideal para lo suyo, músculos de acero, nervios de ese mismo material, punto de mira milimétricamente ajustado, servicio potente y resto que quita el hipo. A mí me hace abrir los ojos como platos y rozar el orgasmo mental el jugador que se tira al suelo en el fondo de la pista en una esquina para devolver el golpe que los otros consideran inalcanzable y punto perdido, una bola a la que no pueden llegar, y que, aun si llegaran, la podrían devolver quedando tendidos en el suelo y desde el otro lado de la pista, el adversario o el amigo sólo tendrían, total, que darle un toquecito trivial aprovechando que se han quedado en el suelo para ganar el punto de todas formas.

 

Si pierden el punto, porque lo han luchado, pero la maravilla de las maravillas es que a veces ese punto perdido, imposible, inalcanzable el tío va y lo gana con un golpe increíble mientras se tira cuerpo a tierra.

 

Y en cualquier circunstancia y ocasión, esa es la actitud que deberíamos adoptar ante la vida. HOY, AHORA, PARA ESTE PUNTO, porque no hay otro. El anterior ya ha sido jugado y el próximo se jugará si cuadra. La bola en juego es la que ahora vuela, y ese es EL PUNTO, esa es LA VIDA. Los autores de los Evangelios, fueran quienes fueran, con el propósito que fuera, sean relatos históricos o catequéticos escriben de un Jesús que, sin ser un místico oriental del Himalaya, pedía por nuestro pan de cada día. No lloraba por el pan que no tuvo ayer, ni se regocijaba si sí lo tuvo, no se preocupaba por el de mañana. Pedía como gran regalo EL DE HOY. Porque cada día es un match ball, cada hora un set ball y cada segundo un punto por el juego.

 

Me gusta el centrocampista del equipo multimillonario, siempre líder de liga, al que en un mal día el colista le está metiendo 0-3 en casa, y mientras sus compañeros tienen los brazos y la cara gachos y las medias caídas, eleva las manos en gesto de  : "Vamos" y "se echa el equipo a la espalda". Que se olvida de que es el futbolista de mayor calidad tiene en el mundo en esa época y se pone a correr kilómetros, dando ejemplo a otros diez que terminan ganando por 4-3. O no.

 

Pero apretamos los dientes, eso sí, sin que nos crispe el gesto, porque la contradicción de los dientes prietos y la alegría en la cara es un imposible posible, aceptamos que LA VIDA QUE MERECE LA PENA no es el camino fácil de rendirse y evitar las dificultades, el esfuerzo, la pena, y el dolor de un camino pedregoso en el que nos meteremos una hostia con una piedra más de una vez fijo. Pero si no tememos a esos golpes y recordamos que son parte de un camino hermoso que sin ellos nos perderíamos y que VALE LA PENA renunciamos A VIVIR. Basta ya de ser vegetales tristes y resignados. Los helechos los pisan las vacas y se llenan de garrapatas. Seamos el árbol que crece entre árboles más grandes sin acojonarse y no muramos asfixiados por falta de luz para nuestra fotosíntesis. El cielo está ahí entre las hojas de los vecinos; fíjate.

 

El cuerdo Sancho, aunque no salga en El Quijote, un día alcanzó la locura y supo que lo que había creído molinos eran gigantes, y se dio cuenta que  a la justicia en el mundo le faltaban caballeros andantes. No eran historia pasada en el siglo XVII. Los necesitamos en el XXI. Para que no sigan gobernando nuestras vidas las eléctricas.

Innovaciones revolucionarias para el nuevo año 2016

Innovaciones revolucionarias para el nuevo año 2016

Acaban de celebrarse elecciones generales en este país (me refiero a "el mío", España, si bien es manifiesto que soy contrario a la existencia de más países que el mundo ni más patrias que los zapatos de cada uno y cada una, y si no me cambio de país es porque, uno, no conozco ninguno menos malo y dos, cada día la ONU pone más dificultades para reconocerte como apátrida) y, como siempre, sigue pendiente la gran asignatura (aparte de la Educación, que sería loco considerar asignatura porque es por definición lo que debería englobarlas a todas.... pero bueno, esa es causa aún más complicada; aún con los esfuerzos de los tardofranquistas y la Ley General de Educación de 1970 y de los enormes avances de los primeros gobiernos del actual periodo democrático de Adolfo Suárez y parte de los de Felipe González, últimamente hemos retrocedido; primero por unas leyes que, unas bienintencionadas pero horrendamente erradas, otras por reaccionarias y pretendidamente orientadas hacia pasos atrás en la garantía de la Educación Pública universal, gratuita y de calidad -con el debido respeto al derecho constitucional para quien lo prefiera de optar por educación no prestada desde lo público-, lo de la educación ya lo considera, este viejo carca, una causa perdida para mucho tiempo; Unamuno en ese sentido, a mi lado, y con las debidas distancias, era un optimista).

 

A la asignatura que me refiero es a la famosa INNOVACIÓN. Estados Unidos y algunos otros países han desarrollado, desde la aparición de la World Wide Web, el acceso amplísimo a Internet en los países desarrollados e incluso importante en otros menos ricos, y , más tarde, la popularización de los "teléfonos inteligentes" (estúpido adjetivo para aplicárselo a un trasto, pero ammesso e non concesso que sea el término) toda una industria basada en las llamadas redes "sociales" (aunque nos terminen con frecuencia, por el contrario, "asocializando", no porque sean malas per sé, sino, como toda herramienta, que siempre pueden ser buenas o malas según la utilización que les demos, por su uso).

 

Twitter, Facebook, WhatsApp y quién más conozca más añada.... Y hete aquí que, en la profundidad de mi pensamiento original donde los haya, he estado hoy dándole vueltas a una mejora a esas redes que daría un giro a mejor descomunal y que incorporaría una riqueza de la que carecen, además de ser un nicho en el que España goza de unas ventajas competitivas de carácter natural y social mucho mayores que las que aporta el Sol al turismo en Benidorm.

 

Como no existe una sola red "social", tampoco mi red es única, tiene, como aquellas, distintas variantes, matices, sabores y colores, pero el fundamento es el mismo: setrata de superar las redes "sociales" telemáticas añadiendo un elemento adicional radicalmente potente: la presencialidad.

 

Así, Twitter podría verse desplazado por quedar a tomar un café en una terraza y charlar, sin límite de lo que quepa en 140 caracteres además, sino sólo el que introduzca el número de horas que tengan disponibles los conversadores. Facebook por dar un paseo juntos. WhatsApp por sentarse en un banco del parque.

 

Las redes telemáticas de perfil más adolescencial, que, uno, en su ignorancia, no sabe si será, quizás, por ejemplo, Tuenti, podrían sustituirse , empezando la revolución, insisto, en España como líder natural de la Novísima Cultura, por aparecer una horita después de la salida del insti en la calle en que viven los chavales y otros cuantos compañeros, cada uno en la suya, o en un plaza común a varias calles cercanas..... No requiere quedar explícitamente ni darse una perdida, y si hay un balon quizás apetezca jugar con él; si no lo hay, cualquiera puede decir "¿nadie trajo bola?" y cualquier otro, u otra, decir: no, pero voy yo por ella a mi casa y vengo ahora. Se puede hasta comenzar los primeros ligues según edad (no hace falta ni balón).

 

Por supuesto, como fiel lector de Pekka Himanen, Linus Torvalds, Manuel Castells y esas gentes de mal vivir, no pediré copyright ni royalties si mi idea llegase a ser practicada alguna vez por alguien. Mis derechos de autoría intelectual la dejo en Copyleft a la Comunidad, y no requiero ni que se cite mi nombre ni mucho menos reconocimiento.

 

Lo sé, son sueños húmedos de un futurista utópico. Pero qué sería de la Humanidad sin la utopía. La civilización de hoy es resultado del sueño de otro mono loco como yo. Los monos sensatos se quedaron en los árboles.

 

Y no olviden ustedes ser felices, amables lectores y lectoras.

 

Una Grecia justa. Una Europa justa. Una Europa humana

Una Grecia justa. Una Europa justa. Una Europa humana

 

Quienes me conocéis sabéis que me gusta definirme políticamente con una frase del ya fallecido Presidente de la República Italiana Sandro Pertini: Soy socialista y demócrata, y no puedo aceptar la igualdad sin libertad, ni puedo aceptar la libertad sin igualdad, al menos, de oportunidades.

 

El rasgo adicional es que considero consecuencia necesaria de mi socialismo democrático el internacionalismo. No me entra en el cuerpo que los españoles que tenemos techo, trabajo, y comida todos los días podamos olvidar que un salario de 600 euros mensuales en España es escaso, en muchas circunstancias, y por la paridad de poder de compra que no se puede olvidar, no da para vivir (si el alquiler más barato del sitio donde trabajas cuesta 500 y el sueldo son 600 no da; punto) pero casi todos en República Democrática del Congo, para la mayoría de los indios, o cientos de millones de chinos, por decir tres paises, 200 EUROS MENSUALES SALVARÍAN DECENAS DE MILES DE VIDAS.  Un antimalárico, un dinero para comprar semillas por un agricultor que se arruinó la temporada pasada, una fuente de agua potable a menos de 10 kilómetros de su casa evitarían muchas muertes con lo que nuestro hijo se gasta en una tablet de 8 pulgadas.

 

Dicho esto, y como sé que los estados-nación no van a desapecer en mucho tiempo, ni inmensas partes de Asia, Africa, América, incluso de la propia Europa van a poder estar ni a años-luz de cómo se está simplemente de este lado de la valla de Melilla, volveré a la Eurozona.

Europa nació en el siglo XX como un proyecto PO-LI-TI-CO. En plena guerra fría. Cuando en varios países de Europa Occidental se construía un modelo social, de inspiración principalmente socialdemócrata  (bien es cierto que no solo; obviaré una ilegible larga retahila de otros actores). que dimos en llamar Estado de Bienestar ( a la vez que también se desarrollaba un tanto en los Estados Unidos post-Roosevelt y Keynes y en paises Anglosajones de nuestras antípodas).

 

En España, por las particularidades del régimen franquista, con elementos paternalistas que suplieron parcialmente el rechazo al Modelo Social Europeo de los países Aliados en la Segunda Guerra Mundial o donde la derrota del Eje conllevó la caída del régimen nazi y los regímenes fascistas, el Estado de Bienestar strictu sensu se comenzó a construir más tarde, y se construyó lo que se construyó a la vez que se retrocedía en los que nos precedieron, que a nuestra ida ya iban de vuelta.

El punto de inflexión en Europa y los paises anglosajones fueron los mandatos en Reino Unido de Mrs. Margaret Thatcher y en EEUU del Presidente Ronald Reagan.

 

Tras ellos, el neoliberalismo fue ganando terreno rápidamente. En particular, los países de Europa Occidental seguimos un camino cada vez más neoliberal. El contrapeso esperable hubieran sido los partidos socialdemócratas y laboristas que eran la otra posibilidad habitual de gobierno de Londres a Roma y de Madrid a Berlín.

¿ Qué hicieron en los últimos 25 años los gobiernos neoliberales en Europa? ¡ Ser neoliberales ! ( ¡ Oh, qué gran sorpresa ! ¿ Quién podría haberlo predicho ).

¿ Qué hicieron los partidos socialdemócratas y laboristas? En un marco neoliberal que asumieron como el único posible, hicieron políticas, por decirlo de algún modo "menos neoliberales" aderezadas de una cierta dosis de socialdemocracia demasiado tímida.

 

Los socialdemócratas le tuvimos miedo a un cachorro de tigre, y empezamos a compatibilizar ser socialdemócratas con dar un poco de comida al tigre neoliberal. ¿ Consecuencia ? El cachorro de tigre creció, y se fue tornando peligroso. Lo cual hizo a la socialdemocracia dar más comida al tigre por miedo, haciendo al tigre más grande, y entrando en un círculo vicioso donde el laborismo y el socialismo democrático, estaban, permíteseme decirlo, acojonados (con perdón por el adjetivo sexista).

Tras la crisis de las hipótecas subprime, la paquetización de créditos a ninjas evaluados por las agencias de calificación de AAA en julio de 2007, y la quiebra de Lehman Brothers en 2008, el neoliberalismo enfrentó un fracaso monumental. Desastroso. Brutal. Que puso al mundo a los pies de la crisis, recesión, y riesgo de cosas incluso peores.

Si uno le contara esto a un marciano, sin darle datos posteriores, sin duda diría: ¡ Oh ! Claro. Entonces los ciudadanos , y todos los partidos, incluida la mayoría de  la gente razonable que creían con su mejor fe en los beneficios (que algunos tiene) el liberalismo , al ver el desastre neoliberal, inmediatamente abandonarían el obviamente fracasado y errado modelo neoliberal y adoptarían políticas sensatas. Llámense socialdemócratas, keynesianas, o lo que fuere, buscando lo que había llevado a países del norte de Europa, por ejemplo, a las más altas cotas de bienestar y justicia social que ha conocido la Humanidad en los 8.000 años que llevamos de civilización.

 

Y el caso es que no. ¿ Cuál fue la consecuencia del desastre neoliberal? ¡ El hundimiento de la socialdemocracia ? Y tiene lógica. El votante socialdemócrata típico, en muchos casos, ha dicho: ¿ votar laborismo o socialdemocracia "pa qué"?

¿ Para obtener políticas neoliberales edulcoradas ? Eso le pareció a millones de personas media copia bajo siglas socialistas de un original obviamente excesivamente liberal. Así que hubo quien ante la perspectiva de comprar un original o una copia votó al original, quien se abstuvo, o quien votó a otras opciones ( más o menos sólidas; con posibilidades de obtener representación o sin ellas; con posibilidades de hacer algo distinto o sin ellas: es otro debate. Punto, si me permitís).

¿ En qué se basa el modelo social europeo en los estados-nación? En impuestos a un nivel suficiente, progresivos (esto es, paga más el que más tiene, paga menos el que menos tiene, y cada cual contribuye de acuerdo a sus posibles), y servicios básicos universales y gratuitos: sanidad, educación, pensiones públicas, prestaciones por desempleo a quien no logre hallar un trabajo, invalidez, dependencia..... Esa parte la llamaremos "redistribución"

 

Se ingresan impuestos progresivos y se ofrecen servicios públicos básicos ( y esto es muy importante): AL 100% de la población. Tú vas al médico público y no tienes que decirle a nadie si eres pobre o eres rico. Atienden igual a José López o a Maruja García que a Jacobo Cosmen o Elías Masaveu. Naturalmente, la mayoría de los usuarios de la sanidad pública serán López y García, sólo pocos serán Rato, Figaredo, Masaveu, Cosmen (por dos motivos: ellos pueden pagar una atención médica buena sin listas de espera, y, además, ricos hay pocos y pobres muchos). Lo mismo podríamos decir de si López o García llevan a su hijo a un cole público o lo lleva Cosmen o Masaveu.

 

¿ Qué está ocurriendo en la Eurozona, particularizando?

--------------------------------------------------------------

 

1) Los estados-nación han retrocedido en Estado de Bienestar. Ya antes de la actual crisis 2007-(hasta vete a saber cuándo). Y sobre todo, después, como respuesta elegida, en ciertos momentos, y a partir de 2010, por imperativo financiero: muchos países han tenido que recortar Estado de Bienestar quisieran o no quisieran porque ya no podían pagarlo, al menos al nivel al que se tenía, que debería ir siempre subiendo, no retrocediendo. RETROCEDER SÓLO DEBERÍAN RETROCEDER LOS CANGREJOS.  

 

2) Unos países de la Eurozona (me ciño en la mayor parte del escrito a la Eurozona para conducirme a unas ideas finales menos difíciles de implantar que incluyendo a países europeos, como Reino Unido, que no están en el euro, y a los ajenos a la UE) tienen más problemas que otros para poder hacer políticas de estímulo de la economía y el empleo, de cosas IMPRESCINDIBLES COMO LA INVESTIGACIÓN, y clásicas del Bienestar: educación, sanidad , pensiones.

 

Singularmente en este momento Chipre, Portugal, Italia, España, y, por supuesto, Grecia.

 

¿ Qué solución hay? Sé que es difícil, pero seamos realistas y pidamos lo imposible:

 

1) Unos estados se financian a intereses razonables, otros no pueden en absoluto (Grecia está fuera de los mercados, Portugal llegó a estarlo).

Es urgente la Unión Bancaria de toda la zona Euro bajo el paraguas del BCE como banco que asuma la mayoría de las competencias de los Bancos Centrales de los países Euro ( Banco de España, Banca di Italia, Bundesbank....). No pueden quebrar los bancos chipriotas y griegos mientras Holanda flota cómodamente (otro día hablamos de la gravísima peculiaridad luxemburguesa). Los Bancos Centrales nacionales podrían prestar apoyo técnico, logístico, y , en algunas cuestiones, delegado, al BCE.

 

Es urgente la mutualización de la deuda y la emisión de eurobonos a diez años garantizados por el BCE.

2) El IRPF debe ser único a nivel europeo, con caja única, y progresividad significativa (ajustada por paridad de poder de compra: no soy idiota, no quiero cobrar un tipo de IRPF  a un ciudadano de un país que gana 3000 euros al mes pero paga 1000 de alquiler que no pague quien cobre 1200 en otro pero pague 400 de alquiler)

 

3) Los tipos del IVA y del impuesto de Sociedades tienen que ser los mismos en toda la Eurozona

 

4) Se deben tomar acciones decididas respecto de los paraísos fiscales donde Europa pueda actuar. Y los hay: La Isla de Man, Gibraltar, Luxemburgo..... Seguramente no se puedan erradicar a corto plazo, quizás ni a medio, pero se pueden aplicar cortafuegos a sus muy dañinos efectos.

5) Los servicios públicos básicos tienen que ser comunes en toda la eurozona (sanidad, educación, pensiones, ayuda a los desempleados que no logren a pesar de sus esfuerzos hallar un trabajo remunerado) financiados con el IRPF caja única Eurozona.

 

De ese modo, la persona de elevados ingresos alemana, vería redistribuido su bienestar en los griegos pobres, en los españoles pobres, Y EN LOS ALEMANES POBRES. Los alemanes pobres, que los hay, no les quepa duda, no transferirían renta para servicios básicos a otras personas. Y los bienestantes españoles, portugueses, griegos o chipriotas (que los hay) le financiarían en la parte justa el médico al pobre alemán, holandés o finlandés.

 

Puedes creer que es un sueño, diría John Lennon.

 

Espero no ser el único soñador y que TÚ ME AYUDES A LUCHAR POR ESE SUEÑO, por el sueño que debería hacer felices a Jacques Delaurs, al Helmut Kohl que me llegan noticias que está muy enfermo... ( aunque posiblemente Herr Kohl no sepa que eso es lo que quiere ^____^)

 

¡¡¡¡¡ A ELLO !!!!!!!!

 

P.S.: A quien no quiera poner comentarios públicos (a lo que invito), le agradecería sus aportaciones a la dirección de correo sgayol [arroba] telecable aquí_ponéis_un_punto es

 

¡ GRACIAS !


 

 

 

 

 

La reforma de la Iglesia no es sólo posible. Es IMPRESCINDIBLE

La reforma de la Iglesia no es sólo posible. Es IMPRESCINDIBLE

 

Dicen que un gran poder confiere una gran responsabilidad. Difícilmente esto podría ser más cierto que en el caso de la Iglesia Católica Romana. Pocas instituciones tienen tanta capacidad de influencia, y, con ella, la posibilidad de utilizarla para el bien, y para el mal.

Eso hace que la cuestión no sólo ataña a los católicos, sino a todos y cada uno de los seres humanos, cuya vida cambiará en mayor o menor medida según el rumbo que tome Roma.

Por supuesto, en ello los cristianos están llamados a desempeñar un rol más activo, y, sin duda, no cabe otra forma ética que siguiendo los principios que inspiran su creencia.

 

Pronto hará tres años del fallecimiento de una de las figuras inmensas del catolicismo del siglo XX: Carlo María Martini. Para quien le diga algo, murió un viernes hacia la hora de nona. Y a su vez, pocos años antes, había retornado de su retiro en Jerusalén, donde estudiaba y escribía , a su Italia natal para morir, consciente de que su Alzheimer no le concedería ya muchos años.

Pero no volvió en silencio. Su conciencia jamás se lo habría permitido. Volvió a la vez que se publicaba en Alemania lo que sería su legado. Como otros que le precedieron, no dejó dinero ni propiedades; de esas no tenía muchas. Dejó algo más valioso. Sus ideas para un mundo mejor. "Coloquios nocturnos en Jerusalén".

 

Sus últimas palabras públicas de que tengo noticia decían cosas como que "la Iglesia debe tener el valor de reformarse"; "debe tener el coraje de reflexionar sobre la ordenación de hombres casados y de mujeres"; "plantearse el celibato opcional". "repensar la idea sobre los preservativos y los anticonceptivos", porque Pablo VI quiso asumir sobre sus hombros la decisión unipersonal y librar a los padres conciliares de tal carga, y la Humanae Vitae ha traído mucho daño, no ha sido a largo plazo una premisa positiva para afrontar la sexualidad humana ni la familia, y cuarenta años después es posible hallar algo mejor"; "la Iglesia debe atreverse a confrontarse con los jóvenes". Los homosexuales: tengo parejas de ellos en mi entorno, y jamás nadie me ha pedido que los condenase, ni yo lo haría.

Desde Jerusalén se ven las cosas de otra manera, sobre todo las parafernalias de Roma. Ha habido una época en que soñé con una iglesia pobre y humilde, ajena a las potencias de este mundo. Una Iglesia que dé valor a las personas que piensan más allá. Hoy ya no tengo esos sueños, me limito a rezar por la Iglesia.

 

Apenas unos meses le impidieron llevarse la sorpresa sobre la que había perdido la esperanza. La muerte ganó en la recta final a la esperanza, pero las palabras de otro monstruo del pensamiento cristiano contemporáneo nos lo cuentan con asombrosos parecidos a las reflexiones de Martini. Hans Küng:

¿Quién lo iba a pensar? Cuando tomé la decisión de renunciar a mis cargos honoríficos en mi 85 cumpleaños supuse que mi sueño de décadas de volver a ver en vida un cambio profundo en la Iglesia como en tiempos de Juan XXIII nunca llegarían a cumplirse en lo que me quedaba de vida.

Y, mira por dónde, he visto cómo Ratzinger dimitía de su cargo papal y pasó a ocupar su puesto un nuevo papa con el sorprendente nombre de Francisco.

¿ Habrá reflexionado Bergoglio sobre por qué ningún papa se había atrevido nunca a ponerse ese nombre? En cualquier caso , el argentino era consciente de que eso le ligaba a Francisco de Asís, el disidente que en el siglo XIII renunció a su familia, sus riquezas, sus cargos y sus lujosos ropajes.

Francisco ha optado por un nuevo estilo desde el momento que asumió el cargo: no quiso la mitra con oro y piedras preciosas, ni la muceta púrpura con armiño, ni los zapatos rojos a juego, ni el trono con la tiara. Rehúye los gestos pretenciosos y habla el lenguaje de la calle. Hace hincapié en su humanidad, y pide que recen por él antes de ser él quien bendiga.

Todo eso habría alegrado a Francisco de Asís y es lo contrario de lo que hacía en aquella época el papa Inocencio III. Nunca antes ni después ningún papa tuvo tanto poder como él. En lugar del título de "Vicario de Pedro" él prefirió el de "Vicario de Cristo" (Inocencio IV llegaría a preferir el de "Vicario de Dios"). Sin lograr nunca el reconocimiento de la Iglesia oriental, se comportó como un monarca, legislador, y juez absoluto de la cristiandad... hasta ahora.

El triunfal pontificado de Inocencio terminó siendo un punto de inflexión. Se manifestaron los primeros síntomas de decadencia que han llegado hasta nuestros días como señas de identidad de la curia romana: el nepotismo, la avidez extrema, la corrupción, y los negocios dudosos.

Francisco de Asís representaba y representa la alternativa al sistema romano. ¿ Qué habría pasado si Inocencio y los suyos hubieran vuelto a ser fieles al Evangelio? Las exigencias evangélicas de Francisco de Asís implicaban e implican un cuestionamiento enorme del sistema romano, esa estructura de poder centralizada, juridificada, politizada y clericalizada que se apoderó de Cristo en Roma.

 

Puede que Inocencio III fuese el único papa que tuvo el poder de elegir un camino totalmente distinto. Ya en el siglo XIII eso hubiera tenido como consecuencia un cambio de paradigma dentro de la Iglesia Católica que no hubiera escindido el cristianismo, a la vez que  hubiera reconciliado  las iglesias oriental y occidental.

De esta manera, las cuestiones fundamentales han seguido siendo formuladas a la iglesia católica , y ahora a un papa que se llama Francisco: pobreza, humildad y sencillez

Es evidente que no se debe idealizar a Francisco de Asís, que también tenía sus sesgos, sus exaltaciones y sus flaquezas. Pero sus preocupaciones se deben tomar en serio, adaptándolas al mundo actual.

¿ Pobreza? En el espíritu de Inocencio, la iglesia es una iglesia de riqueza, del advenedizo y de la pompa, de la avidez extrema y de los negocios financieros. En el de Francisco son finanzas transparentes y una vida sencilla que se preocupa de los pobres, débiles y desfavorecidos

¿ Humildad? En el espíritu de Inocencio, la iglesia es una iglesia del dominio, la burocracia, la discriminación y la represión. En el de Francisco, de altruismo, diálogo, fraternidad, y hospitalidad incluso para con los inconformistas.

¿ Sencillez? En el espíritu de Inocencio, la iglesia es una iglesia de la inmutabilidad dogmática, la censura moral, el miedo, el derecho canónico que todo lo regula y la escolástica que todo lo sabe. En el de Francisco, del mensaje alegre y el regocijo, de una teología basada en el mero Evangelio, que escucha a las personas desde abajo en lugar de adoctrinarlas desde arriba, que no sólo enseña, sino que también está constantemente aprendiendo.

Hoy en día, a la vista de las opiniones y preocupaciones de Francisco de Asís se pueden formular como opciones generales de una iglesia cuya fachada brilla en las magnificencias romanas, pero cuya estructura interna se revela podrida y quebradiza en muchas comunidades.

 

Ningún ser racional esperará que una sola persona pueda cambiar todo esto de la noche a la mañana. Sin embargo, y como demostraron León IX (siglo XI) o Juan XXIII (1958-1963), en cinco años sería posible un cambio de paradigma.

Hoy debería estar clara una senda a tomar. No una involución restaurativa a épocas preconciliares como en el caso de los papas polaco y alemán, sino pasos reformistas bien pensados y transmitidos en el espíritu del Concilio Vaticano II.

 

¿ No se topará una reforma de la Iglesia con una resistencia considerable? Sin duda, aparecerían poderosas fuerzas de reacción, sobre todo en la fábrica de poder de la curia romana. Es poco probable que los soberanos vaticanos renuncien de buen grado a las cotas de poder que han ido acumulando desde la Edad Media.

El poder de la curia también lo experimentó Francisco de Asís. Por eso no resulta sorprendente que la comunidad franciscana se acomodara cada vez más dentro del sistema romano. Menos de veinte años después de morir Francisco, su movimiento quedó prácticamente domesticado por la Iglesia católica, e incluso se dejó involucrar en la Inquisición.

¿ Qué se puede hacer si nos arrebatan desde arriba la esperanza en la reforma? La ecuación medieval Dios=obediencia a la Iglesia=obediencia al papa ya fue respondida por los apóstoles ante el Sanedrín. "Hay que obedecer a Dios más que a las personas"

Por tanto, no hay que caer en la resignación, sino que, a falta de impulsos reformistas desde arriba, se han de acometer con decisión reformas desde abajo.

 

En el peor de los casos, la Iglesia católica vivirá una nueva era glacial en vez de una Primavera, y correrá el riesgo de convertirse en una secta grande de poca monta.


Mueren 17 asturianos a escasas millas de la costa italiana

Mueren 17 asturianos a escasas millas de la costa italiana

 

 

Según noticias que acaban de llegar a través de las agencias y medios italianos, una embarcación de la marina italiana, en misión de vigilancia y rescate, ha salvado hoy la vida de un importante número de ciudadanos españoles que se encontraban en situación desesperada a pocas millas de la isla italiana de Lampedusa.

 

Desgraciadamente, no han podido hacer nada por 17 de ellos. Se trata, según los primeros indicios, de diecisiete jóvenes asturianos, procedentes de distintas localidades (cuatro eran de Gijón, tres de Oviedo, tres avilesinos, una pareja de Pola de Siero y uno de Allande, Candás, Mieres, Ribadesella y Lugo de Llanera), que se dirigían a Italia en busca de trabajo.

Se prevé que el Consejo de la Unión Europea se reuna mañana y declare tres días de luto oficial. Si las agendas lo permiten, la semana que viene, o, a más tardar, dentro del mes de junio, los jefes de estado y de gobierno de los 28 se reunirán en una cumbre extraordinaria que estudiará medidas para evitar que una tragedia similar se repita. No obstante, se esperan reticencias por parte de los países del centro y norte de europa continental [fuentes de Alemania, Holanda y los países nórdicos lo han confirmado a condición de anonimato] dado que dichos países no tienen costa mediterránea y consideran excesivo el coste de las medidas necesarias, además de difícil de explicar a sus contribuyentes y votantes. El Reino Unido, por su parte, parece que se abstendrá de participar en ningún operativo ni de aportar financiación, dado que su prioridad, afirman fuentes del ejecutivo de David Cameron, es aprovechar las oportunidades financieras que ofrece el Mercado Único Europeo, mientras este problema afecta solamente a personas.

 

Más fácil parece obtener compromisos por parte de los países ribereños del Mediterráneo. Si se consiguen solventar las diferencias sobre el porcentaje de aportación que le corresponderá a cada socio, los presidentes son del parecer de que quitan muchos votos de personas sensibles las imágenes de los cadáveres apilados día tras día sobre los muelles de nuestros puertos.

 

Nota : Me informan, momentos antes de pulsar el botón "Publicar", que he entendido mal y que los muertos no eran españoles, se trata de ciudadanos de diversos países de África y Asia. Lamento el malentendido y ruego al amable lector comprenda mi pereza para editar las líneas anteriores corrigiendo el error.

Ninguna frase es demasiado larga

Ninguna frase es demasiado larga

 

Quienes me conocéis estaréis hart@s de escuchar cuando menos unas cuantas de las múltiples anécdotas que no me canso de repetir sobre las opiniones de la gente sobre la longitud de mi texto.

 

Con un amplio noventa y pico por ciento de opiniones negativas al respecto, a veces furibundamente contrarias, y un porcentaje de un sólo dígito de personas a las que les gustan bastante, a algun@s creo que muchísimo, mi forma de escribir ( o eso me dicen, y yo les creo: quizás es así porque son mis amig@s y fin ) hoy me apetece una vez más reivindicar mi posición.

 

No es que yo crea que MIS textos de más de 100 caracteres ( o incluso mis textos de menos de cien caracteres) habitualmente tengan gran cosa que le pueda aportar nada a nadie. Así que obviemos mi exacerbado ego y quememos inmediatamente (o movamos los electrones de lo que está en digital) todo cuanto he escrito yo desde que me atacó el feo vicio de la grafomanía allá por los cuatro añitos de edad.

Pero obviando a rollistas vacíos como yo, sostengo que una proporción excesiva de nuestros conciudadanos está siendo duramente dañada por la que yo llamo la civilización de los 140 caracteres.

Seguro que en el siglo XIX, cualquier cosa que no estuviera en el titular o, como mucho, en la entradilla, de un periódico en papel cualquiera era leído por muchos menos que quienes se aventuraban en el texto completo debajo. Pero tengo la sensación de que la civilización del aprisa, aprisa, ahora, ahora , lo quiero todo, lo quiero ya, y el twitter han profundizado el problema.

 

Y sí, digo DAÑADO. Dañado de daño. Porque cuando un ciudadano no lee, pierde oportunidades de influir con sentido en el bien común y en el suyo propio. Una comunidad de iletrados será mejor manipulada por las castas de escribas ricos y poderosos. Tendrá menos y peores médicos. Menos y peor educación. Menores pensiones también. Que sí. Que sí. Que sí...... (nótese la frase repetida de dos sólo dos palabras y cinco caracteres en total).

 

Yo no podría haber sostenido lo que he sostenido, logrado lo poco que he logrado, influido lo poco que he influido, gestionado lo poco que he gestionado sin haber leído libros. 

 

Y en una sociedad compleja, casi todas las simplificaciones nos llevan por caminos erróneos y a resultados sub-óptimos.

 

La media docena de libros que están siempre al alcance de mi mano cuando me encuentro en esta estancia desde la que escribo este post, y que llevan conmigo años (de alguno he ido incorporando ediciones sucesivas cuando la que tenía se quedaba demasiado desfasada en campos que crecen y evolucionan rápido) tienen cientos de páginas y alguno supera las mil. Pero no osaría atreverme a hablar de la deuda griega sin haberme leído (no de la página 1 a la última, por supuesto) la "Economía" de Paul Samuelson y de Nordhaus.

 

Pero como ya me he dado a la reproducción ilegal y pública de textos ajenos sujetos a copyright, os dejo, mejor, en las manos de Pico Iyer, que, como decía ayer de mis palabras sobre la tragedia mediterránea y Roberto Saviano, lo cuenta mejor.

 

En esta ocasión los derechos que vulnero pertenecen a Los Angeles Times.

 

Ninguna frase es demasiado larga

 

( por Pico Iyer )

 

"Tus frases son demasiado largas", me ha dicho una amiga profesora de inglés en la Universidad. Y he entendido inmediatamente que no se trataba de un elogio.

El editor que revisó mi último libro utilizaba marcadores fosforito alrededor de mis proposiciones múltiples para sugerirme que partiese mis frases o que metiese menos cosas dentro. Ninguno de los dos intentos podía ser más amable ni  bienintencionado, pero quizás lo que no han comprendido ni mi amiga ni mi editor es esto: escribir frases cada vez más largas es mi modo de protestar - y  a la vez de intentar salvar a mis eventuales lectores- contra el bombardeo de frases breves.

Cuando empecé a ganarme la vida escribiendo, tuve la impresión de que mi oficio consistía en ofrecer al lector algo rápido y concreto, que no se pudiese facilitar de otro modo. Un escritor era una máquina de recabar datos y mi obligación como periodista era recorrer el mundo tomando apuntes visuales e inmediatos como los de la televisión. Necesitábamos sobre todo hechos. Y estaba convencido (y aún lo estoy) de que si mirabas al mundo lo suficientemente de cerca podías comprender sus movimientos, como te ocurre cuando miras a un hermano o a un amigo. Don DeLillo o Salman Rushdie no son místicos, pero saben decirnos dónde irá el mundo mañana porque lo siguen con mucha atención.

Sin embargo, hoy, el planeta se mueve demasiado rápidamente incluso para un Rushdie o un DeLillo, y muchos de los habitantes del mundo privilegiado tenemos acceso a muchos más datos de los que necesitamos. Deseamos ardientemente algo que nos libere de la sobrecarga contingente y nos permita ver las cosas con una perspectiva más amplia.

Ningún escritor puede competir en velocidad e inmediatez con los SMSs, los flahes informativos de la CNN o con los feeds RSS, pero cualquier escritor puede intentar devolvernos la profundidad, los matices (los espacios huecos, como los llama Annie Dillard) que en muchas pantallas no aparecen. No todos quieren ser reducidos a una entrevista o una pegatina.

Y aquí entra en escena (espero) la frase larga: una colección de proposiciones tan descarada, generosa y abundante en los tonos y en las sugerencias para poder contener la casi-contradicción, la ambigüedad y todos esos lugares de la memoria o de la imaginación que no pueden ser reducidos a palabras pobres, y permitir al lector conservar en la mente y el corazón muchas cosas juntas mientras desciende por una escalera de caracol a sí mismo y a las cosas que no se pueden reducir a un "esto o lo otro". Cada proposición nos lleva siempre más lejos de conclusiones banales (o al menos eso espero) y más lejos del reduccionismo, como si el escritor fuese un dentista que te dice: "abra más la boca" para poder sondar los espacios más tiernos y abandonados del lector (aunque al escritor no le importa la boca, sino el espíritu).

"Se advertía una humildad condescendiente mientras ella traspasaba la puerta y entraba en la estancia más grande, pero más oscura, de la biblioteca; un gesto de fragilidad, una pose en su llevar mal sus cincuenta y nueve años, un ligero cimbreo en mitad de toda la grandiosidad que su hija ahora debía dar por descontada", escribe Alan Hollinghurst en una frase que he cogido casi al azar de su última novela. Notaréis que "humildad" ha cedido el paso a "pose" modificando el punto de vista de la frase, mientras atravesar físicamente la estancia acompaña a un movimiento interior que se desarrolla mediante cuatro proposiciones, cada una de las cuales, si bien ligadas, sugiere una visión ligeramente diferente de las cosas.

Muchos lectores no tienen tiempo para estas cosas. William Gas o Thomas Browne pueden parecer verborreicoss, el equivalente a quien quisiese viajar en coche de Los Ángeles a San Francisco pasando por El Valle de la Muerte, Tijuana y Las Sierras. Y un buen escritor, un Hemingway, o un James Slater consigue meter muchos matices y sugerencias incluso en la frase más breve y fulminante.

Pero hoy, demasiado a menudo, usamos una escritura telegráfica que banaliza nuestros pensamientos y reduce nuestros sentimientos a slogans. La frase breve domina los debates en la radio y las peleas en la televisión, cuyos protagonistas la competencia o la complejidad como un insulto a su integridad ( y no, como en realidad son, su más bello complemento).

A este paso perderemos áreas de experiencia emotivas y cognitivas enteras. No seremos ya capaces de leernos los unos a los otros si no somos capaces de seguir los textos laberínticos de Proust, que nos conducen por terrenos poco iluminados en cuyo recuerdo se llena de matices la imaginación, y donde nos escondemos de las personas que queremos o castigamos a las cosas que amamos.  Y, ¡cómo podríamos percibir la estratificación, la extensión , las muchas caras de Estambul en toda su amplitud sin la frase de setecientas palabras con la queOrhan Pamuk ha rendido homenaje al amor de su vida?

Idealmente, tomar un libro en las manos significa entrar en un mundo de intimidad y continuidad: los mejores libros nos llevan a un universo más amplio, a un estado de ánimo más espacioso, como cuando escuchamos música de Bach o vemos una película de Thomas Pynchon, no sólo porque es hermosa, sino porque sus largas e impecables frases nos llevan , una proposición tras otra, a lo más lejano e imprevisible, y siempre a una profundidad que no habría podido ni imaginar que existiese.

Philip Roth no me cansa nunca porque, cuando da lo mejor de sí, la energía y complejidad de sus frases me trasladan a una contradicción enfervorizada en la que veo una mente viva, que se interroga, ferozmente controlada en sus relaciones con el mundo. La suya es una frase que expulsa la simplicidad sin renunciar jamás a la pasión.

No todos los creadores de frases con muchas comas son iguales. Personalmente encuentro ilegible a Henry James, con sus proposiciones que se suceden con pedante y enfática avaricia, reflejando no su capacidad de observación sino su incapacidad de llegar a conclusión alguna; una especie de balbuceo mental. Pero lo que promete la frase larga es llevarnos a lo desconocido, lejos de la costa, a profundidades y misterios que no se pueden conseguir sólo con la mente, ni, muchas veces, con las palabras.

Cuando leo al modelo por antonomasia, Herman Melville, o siento elevarse la tensión en la Carta desde la Cárcel de Birmingham de Marthin Luther King, que comienza a hincharse de proposiciones bíblicas listando todo aquello que los negros no pueden hacer tengo la sensación de salir de la cultura del supermercado y de ser transportado a un lugar altísimo desde el que puedo ver en el tiempo y en el espacio, en mí mismo y en el mundo. Es como si por un momento me salvaran del caos frenético de la autopista y me recondujesen a algún sitio dentro de mí donde conviven la duda y la certeza.

Yo amo los libros. Los leo y los escribo por el mismo motivo por el que hablo con un amigo diez horas seguidas, no diez minutos ( o, como en la permanencia media en una página web, diez segundos). Cuanto más dura la conversación menos me siento sujeto dentro de las cajas asfixiantes del blanco y el negro, el republicano y el demócrata, nosotros y ellos. La frase larga es la manera en que comenzamos a liberarnos de la mecanicidad de lo puntual y de la inhumanidad de las casillas en que hay que marcar un sí o un no.

Siempre habrá sitio para la frase breve, y no habrá nadie que se entusiasme más que yo con la sabiduría condensada de Oscar Wilde. Es la elegante concisión de sus frases la que nos permite comprender las ideas de Emerson o de Lao Tse como si fuesen proverbios de validez universal.

Pero hoy, brevedad y velocidad tenemos a paladas. Lo que quiiero es algo que me ensanche y que no descarte nada, que me lleve más allá de una simple proposición o de una sencilla fórmula a encontrarme de repente en un lugar espacioso y extraño como la misma vida. La frase larga abre puertas que la frase corta cierra de golpe.

 

Aunque a mi  editor le he respondido hoy con una frase brevísima: " ¡ No ! "

 

Confieso que he matado

Confieso que he matado

Amable lector, amable lectora.

Lejos de mí la intención de aliviar el peso de mi culpa aturullando tu cabeza con aburridas lloradas para descargar en ti las culpas que me pesan; para rebajar lo profundo de la oscuridad en que me siento desplazando mis tinieblas sobre la luz que tú tengas, más o menos que esta sea.

Muy al contrario, quiero luz para ti, para mi , para tod@s, querida lectora, querido lector. Quizás me puedas ayudar.

Confieso que he matado. No hay problema. A nadie le importa. Nadie me ha pedido cuentas por ello, ni me las pedirá, estoy seguro. En estos días están juzgando a un hombre de noventa y tres años por haber sido contable en Auschwitz en 1942. Oskar Groening ha comenzado por declararse culpable, cuando menos moralmente, de miles de muertes. Durante mucho tiempo elencó las posesiones que se les quitaban a los que llegaban, presenció brutalidades y asesinatos sin fin, según su propio testimonio de hoy.

La cuestión a discernir ahora por el tribunal es si un hombre o mujer que no han matado a nadie con sus manos es penalmente responsable de las muertes. Y yo no sé decir si hay líneas claras entre el soldado que asesina de un disparo a un prisionero indefenso, el capitán que se lo ordena, el suboficial que mantiene el macabro inventario de vivos y muertos en el campo con burocrática exactitud, el ciudadano que lo sabía y no decía nada por pura indiferencia, el que callaba por un comprensible miedo a no salvar a nadie y sólo conseguir que lo matanse a ella misma, a él mismo, también.

Yo estoy seguro de que nunca vendrán de la Audiencia Nacional con el Código Penal Español en la mano a encausarme, ni del Tribunal Penal Internacional. Ni a mis 43 años ni a los 93. Y sin embargo sé que mato todos los días. Mato participando en un sistema ultraneoliberal sin cortapisas y diciendo poco o nada. Mato cada vez que echo combustible a mi coche, y en realidad donde estoy echando gasolina es en algunos de los motivos últimos de las guerras que asuelan Oriente Próximo o el Norte de África. Las que obligan a las gentes a huir de Siria como sea y caer en las manos de traficantes de seres humanos como mal menor, a preferir una posibilidad de sobrevivir al Mediterráneo frente a una menor de sobrevivir a los bombardeos de cualquiera de las partes que arrasan ciudades y habitantes.

Confieso que dejé de manifestarme contra las organizaciones criminales cuando dejaron de asesinar magistrados sicilianos, a sus cónyuges y a sus escoltas. Que hasta ayer no supe que los mismos o los símiles a los que mataron a Falcone y a Borsellino ahora tienen en su amplia cartera de negocios multinacionales rentabilímos negocios de cobrar mil o dos mil dólares a cualquiera al que puedan meter en algo que flote y que quizás pueda llegar a Malta o Lampedusa.

La miseria en tantas partes de África, Asia o América, que hace que unas millas de mar signifiquen la diferencia entre 30 veces más renta, a la que contribuyo, frente a la que calla, mata.

No obstante no me empapelará nadie por eso. Quizás por algo más grave, como reproducir un artículo de Roberto Saviano en La Repubblica, ese periódico que tantas veces he comprado ( perdón: como se apresuraría a aclararme Umberto Eco, "tú no compras periódicos, eso son otros; tu si acaso compras un ejemplar"). O los correspondientes a su traducción al español en la página 4 de El País de hoy, 21 de abril del año 2015 de nuestra vida. Que lo he comprado ( que he comprado ejemplares, se entiende) aún mucho más, aunque por corazón yo sea más "repubblicano" que "paisista" ( no por el país o el idioma, sino porque a mi corazón le dicen más las palabras "res publica" que las palabras país (o su variante que me desagrada aún más: nación).



Por eso igual sí. A Aaron Swartz, al que nunca olvido, le pedían 4 millones de dólares en multas y cincuenta años cuando se suicidó.



Os dejo con Roberto Saviano, que lo cuenta mejor que yo. En el conocimiento de que yo no soy el pescador Ernesto. Yo obedezco las órdenes de Capitanía y abandono a gente en el mar.



 



No dejar a nadie en el mar

 

EL MEDITERRÁNEO convertido en una fosa común. Más de 900 muertos. Muertos sin historia, muertos de nadie. Desaparecidos en nuestro mar y pronto borrados de nuestras conciencias. Ocurrió este lunes: un pesquero que vuelca, unos inmigrantes —es decir, personas, hombres, mujeres y niños— engullidos que se convierten en fantasmas. Pero ya sabemos que volverá a pasar mañana. Y en una semana. Y en un mes. Llevando nuestras emociones hasta la indiferencia. Repite una noticia todos los días, con las mismas palabras, con el mismo tono, por triste y afligido que sea, y lograrás que ya no se escuche. Esa historia no recibirá atención, parecerá la misma de siempre. Será la misma de siempre. “Muertos en una barcaza”. Algo relevante para los encargados de los trabajos, historia para las asociaciones, desesperación invisible.





Si ahora, justo ahora, hablamos del tema, solo es porque los muertos son 900, quizá más: una cifra desmesurada, inhumana. Si es que esta palabra aún tiene sentido. Seguimos sin saber nada de ellos, pero estamos obligados a saldar cuentas con la tragedia. Saldar cuentas: porque hablamos de números y nada más. De haberle faltado dos ceros al parte de muerte, ni siquiera habríamos sabido de él. Porque ya no es más que una cuestión de números (o de detalles dramáticos como “inmigrantes cristianos arrojados al mar por musulmanes”) lo que supone la diferencia. No para los individuos, no para las sensibilidades privadas, sino para la comunidad que deberíamos representar, que debería representarnos. Porque a la indiferencia personal, acaso comprensible, la acompaña en el plano político una algarabía de declaraciones: disputas, acusaciones en tonos violentísimos. Nadie consigue hacer lo que necesitamos más que ninguna otra cosa: hacer que se comprenda. Pocos se dedican a ello: Médicos sin fronteras, con la campaña #millonesdepasos, intenta contar lo que ocurre, evitando reducir a estas personas a su problema. Es decir, a “expatriados, inmigrantes ilegales, clandestinos”: palabras que diluyen la esencia humana para que sintamos con menos intensidad la pérdida infinita ante la tragedia. Muchos políticos, incluso en estos momentos, gritan. Salvini habla de “invasión”, cuando en realidad la mayor parte de los que llegan no se queda en Italia, sino que se dirigen a Francia, Alemania o los países del Este. El Movimiento 5 Estrellas, que en sus propuestas había planteado un debate interesante, por desgracia ha caído en la tentación de cambiar el baricentro de la cuestión, del “salvar vidas” a “la expulsión”, asumiendo como cierta esa falsa lógica de que cuanto más difícil sea entrar en Italia de forma clandestina, menos intentos de llegar a nuestras costas se producirán. No es así; no se salvan vidas endureciendo las fronteras, y no solo lo demuestra la experiencia italiana, sino también la estadounidense. Basta leer el libro Los migrantes que no importan, de Óscar Martínez, para comprender que los flujos clandestinos de personas desde México hasta Estados Unidos rara vez se pueden gestionar y son imparables.

- "Si justo ahora hablamos del tema es porque la cifra es desmesurada"

La cuestión es que el primer objetivo debería ser precisamente ese: salvar vidas, preocuparse por ellas. En cambio, se ha logrado convertir esa voluntad en algo ridículo, romántico, ingenuo. Cualquier reflexión sobre el dolor de los otros, de los que llegan de un “submundo”, ha de ser contenida. Hay una economía en el sufrimiento. Quien valora el dolor, quien calibra la tragedia humana, quien intenta despertarse del torpor de la cifra de ahogados es tildado e inscrito automáticamente en el movimiento de “los buenos de más”.



“Bueno de más” es la acusación de quienes no quieren dedicar tiempo a comprender y ya tienen la solución: devoluciones, arrestos, detenciones. Es la mezcolanza de frustración personal que busca a un responsable de nuestro desasosiego, la voluntad de considerar que la única solución realista y vencedora es la más autoritaria. Es la bondad considerada un sentimiento hipócrita por definición. Y, lo que es mucho peor, una cualidad moral que solo puede tener el hombre perfecto, inmaculado y puro: ergo nadie más que los muertos, cuya vida queda transfigurada y cuyas acciones ya son pasado. Todo el que intente actuar de otra forma desde su imperfección humana será marcado con un juicio único: falso. Y así la bondad se convierte en un sentimiento sin ciudadanía, ridículo, precisamente porque no puede sentirse más que desde la perfección rotunda. He ahí el cinismo miope, que lo destruye todo con diligente sarcasmo.



Es obvio que, racionalmente, resulta imposible imaginar una acogida universal y desmesurada, sin reglas; sin embargo, la estrategia adoptada, que se basa en admisiones y devoluciones un tanto aleatorias, ya no se sostiene. A Italia no se le reconoció el peso político que debería haber tenido al ser un país bisagra. Teníamos que aspirar a enfrentarnos al resto de Europa por el tema de la inmigración. Teníamos que aspirar a que nos escuchasen, sin que nos endilgaran, sin que delegaran “el problema” en nosotros.


- "la estrategia de admisiones y devoluciones ya no se sostiene"

La perenne campaña electoral de Renzi, que en el plano internacional parece estar más interesada en adquirir credibilidad diplomática que en plantear e imponer temas, no nos están ayudando, aunque parece injusto atribuir a este Gobierno toda la responsabilidad. Europa calla, culpable, pero podemos intentar cambiar las cosas. Podemos comprometernos a interpretar, a contar, a no permitir que estas vidas sean aplastadas y desperdiciadas así. Que se queden atrás, tan atrás que desaparezcan de nuestra vista. Convirtiéndose en un fantasma, en un estereotipo, en un incordio.





Inventarnos caminos alternativos, reunir toda la creatividad posible. Hablar del tema en televisión y en Internet, pero de otra forma: como decíamos, “expatriado” o “ilegal” son términos que diluyen la esencia humana construyendo una distancia irreal, que baja el volumen de la empatía.


- "No se salvan personas endureciendo las fronteras"

Tenemos que pedir a los partidos que presenten a candidatos que hayan vivido la experiencia; abrir las universidades a esos hombres y mujeres. ¿Disminuirá todo eso el consenso político, con la cantilena del “primero nosotros y luego ellos”? Probablemente sí, sucederá. Pero solo en primera instancia; pronto nos daremos cuenta del enorme beneficio que supone. La historia de los desembarcos y de los flujos de inmigrantes tiene que convertirse en un tema que el Gobierno considere fundamental dado su consenso.


- "ilegal o expatriado diluye la esencia humana y baja la empatía"

Renzi y su Gobierno responden con diligencia cuando un tema se vuelve mediático y popular: si perciben que el juicio sobre ellos estará determinado por el problema de la inmigración, empezarán a diversificar, a buscar nuevas estrategias y dar nuevos enfoques. El semestre italiano en Europa ha supuesto una profunda decepción, por lo que respecta tanto a las propuestas sobre los flujos de capital criminal (era una buena ocasión para plantear el tema del blanqueo) como sobre inmigración. Pero ahora es inútil lamentarse de lo que no se ha hecho; es necesario que Europa decida de manera diferente. Dar a los inmigrantes un espacio que no sea esporádico. Que la televisión los reciba, empezando a pronunciar bien sus nombres y los de sus países, contando su día a día y su resistencia.



Los únicos que a esta hora representan lo que Europa debería ser son los italianos; los muchos italianos que salvan vidas todos los días corriendo el riesgo de violar las leyes. La figura que mejor describe a estos italianos honrados es la del pescador Ernesto, en la preciosa película Terraferma de Emanuele Crialese, que viola la orden de la Capitanía de mantener su pesquero alejado de una patera respondiendo con un sencillo, humano y potente: “Yo nunca he dejado a nadie en el mar”.

No hay escuelas al nivel de los niños superdotados. Ni puta falta que hacen

No hay escuelas al nivel de los niños superdotados. Ni puta falta que hacen

 

Leo en un diario nacional de ayer, en primera plana <<No hay escuelas al nivel de los niños superdotados>>. Y, la verdad, estoy un mucho hasta los pies ya de la historia esta.

 

Yo fui a un colegio de primaria donde éramos 28 en la clase, a un instituto de secundaria donde éramos 40. La dificultad que tenían los mejores profesores no era que hubiera críos con un CI de 140 y otros con 85. La dificultad era que tenían DEMASIADOS para darnos a todos un trato personalizado.

 

¿ Qué es un niño superdotado? ¿ Uno con CI mayor de 130 ? Y, vamos a ver, ¿ por qué no puede aprender en la misma clase, en el mismo aula, que uno con 70? Quizás a uno le dé más por resolver ecuaciones diferenciales en derivadas parciales y a otro por pintar papeles con plastidecores ( y a saber cuál termina siendo cuál), a la vez que aprenden algo más importante que pintura o matemáticas: que el mundo es diverso, que hay personas con unas características y otras con otras, y que podemos y debemos convivir.

 

Este país necesita concienciarse de una santa vez, señores, de que la mejor inversión que se puede hacer una vez que tienes comida y agua potable en un país, es en educación. O si me apuran y me permiten salir del corto plazo, si un país invierte en educación, tendrá más oportunidades de disminuir o erradicar el hambre o la dificultad de acceso al agua.

 

En un país que tiene la "pirámide" (ejem....... hace décadas que dejó de ser una pirámide) de población por edades que tiene España, el elemento central tiene que ser el ratio de alumnos por docente. Y la segregación no genera alumnos felices y sabios. La segregación genera segregación. Punto.

 

El aprender juntos en un mundo cada vez más rico y complejo, el aprender que no vales más por ser más listo o más guapo tiene un valor que no te va a dar hacer escuelas de música para  Mozarts españoles nacidos en 2010.

 

Claro que eso pasa, lo primero, por no ser <modo irónico ON> "austero" <modo irónico OFF> por igual en tender líneas de AVE o poner un aeropuerto más a 30 kilómetros de donde ya hay tres pegaditos, que con la investigación o la educación. Que el CSIC o el Instituto Cervantes o la educación de 0 a 16 años no deben seguir la misma línea que el poner estación de AVE en Oviedo, Gijón, Mieres, Caborana y Boo o una piscina municipal en cada barrio, aunque el de al lado la tenga a 300 metros.

Que no, que no , que no. Que no es poner escuelas especiales para listos y  otras igual de especiales para tontos. Es solamente sacar lo mejor de cada persona a partir del más elemental sentido común.

 

Y además, pa qué queremos tener ciudadanos tan superlistos, si luego vamos y ponemos de ministra a Fátima Báñez.

 

Na, que yo me exilio en Groenlandia, tía. ¿ Dónde decís que dice Belén Esteban que está Groenlandia?

Hola. Me llamo Andreas y soy un hijoputa

Hola. Me llamo Andreas y soy un hijoputa

 

Hola, me llamo Andreas y soy un hijo de puta.

 

Seguramente hayas leído mi historia estos días. Hasta anteayer era piloto de avión comercial.

 

Siempre quise volar. De adolescente soñaba con pilotar un gran avión de pasajeros, y controlar mi mundo desde encima de las nubes. Volar, volar. Volar....

 

Conseguí aprender a volar en aparatos sin motor. ¡ Qué subidón ! Eso era mi vida, mi pasión, lo que quería hacer, pero quería más. Más, más, más. Volar, volar, volar.

 

Entre en la escuela de pilotos a los 22 años, y tenía ansia por volar. Allí descubrí que pilotar un avión comercial no es un sueño hermoso. Es una tarea las más de las veces aburrida, rutinaria, sujeta a infinitas y precisas normas que regulan todo. Sí, tenía los mandos del aparato a mi alcance. Pero ya no volaba. Eso no era volar. Volar para mí era la libertad.

 

Me deprimí. Lo pasé mal, y dejé la Escuela de Pilotos. Pero me recuperé y quise volver a intentarlo. Esta vez lo logré. Y comencé a trabajar en la compañía.

 

Entonces fue peor. Surqué los aires cientos de horas, pero nunca más volé. Sólo estaba encerrado en una cabina 2x3 repitiendo procedimientos formalizados hasta el detalle y anodinos hasta mi desesperación.

 

Sentí rabia, cada día más rabia. Odiaba las normas. Odiaba los protocolos. Odiaba al comandante, odiaba a los pasajeros que, ellos sí, volaban hacia sus metas de turismo o de objetivos profesionales. Yo quería volar y no me dejaban. Mi sueño me resultaba una pesadilla. Con frecuencia me apetecía matar a todo el mundo alrededor y matarme yo mismo.

 

Hace dos días , en una de esas muchas ocasiones, lo hice. El comandante, rutinariamente, me dio las instrucciones habituales para ir preparando la nave para aterrizar en Dusseldorf, a las que yo asentía de mala gana, iracundo, mientras pensaba qué mierda era mi vida y qué hijos de puta los de la compañía, el comandante, esos pasajeros que reían felices con sus hijos en brazos mientras yo me quemaba.

 

El comandante fue a mear. Estábamos frente a Los Alpes. Lo hice. Bloqueé la puerta y lancé el avión hacia la destrucción. Quiero morir, y quiero mataros a todos, hijos de puta. A ver si seguis riendo con vuestros bebés en brazos cuando estemos a punto de estrellarnos contra las montañas.

 

No recuerdo el choque. Ahora estoy en un agradable paraíso en el cielo. Volando. Hay a mi alrededor 149 personas más y no hay rencor en ellas hacia el hijoputa que fui en La Tierra y en el cielo pequeño.

 

No entendía nada. Le pregunté al responsable de este maravilloso sitio donde nos sentimos volar: ¿ Pero yo no era un hijoputa? ¿ Pero acaso la obligación y la culpa de que tanto oí hablar a calvinistas y católicos en mi Alemania natal no deberían haberme llevado a un Infierno? ¿ Qué es, que todas esas cosas que me imbuyó la sociedad consumista occidental de que todos podemos ser felices me determinaron y no tengo culpa de nada ? ¿ No existe el infierno?

 

El anciano sonrió y me dijo, cogiendo mi hombro: Hijo. Aún no has entendido nada. Pues claro que existe el infierno. El infierno era lo que te creaste tú en tu cabeza. El infierno es lo que hiciste pasar a otros cada vez que la ira se apoderaba de ti. El infierno es donde has dejado a cientos de personas que querían a los pasajeros y a los tripulantes, y a tus propios padres.

 

Y sí existen la responsabilidad y la culpa. Tenías libre albedrío. Tú elegiste entre aterrizar el avión felizmente en Alemania o matar a toda esa gente en Los Alpes. Y elegiste el mal, y elegiste crear un infierno que sólo existe porque lo creáis los humanos.

 

En un lapso de tiempo ridículo en términos cosmológicos, el infierno de toda esa pobre gente habrá acabado. En pocas décadas estarán todos muertos, como tú, como los otros tripulantes, como los pasajeros. En menos de 100 años en un Universo de 14.000.000.000 de ellos. Pero no por eso habrá sido menos infierno para todos esos.

 

Y lo creáis vosotros. Tú creaste uno. Ya es tarde. No le dés más vueltas, no volverás allá abajo ni tendrás la ocasión de no crear infiernos en una segunda oportunidad. Ahora, ya, vuela feliz. El hijoputa ha muerto.

El año que viene

El año que viene

 

Letra comentada de la canción "L’anno che verrà", de Lucio Dalla, según el análisis de la canción por el profesor y cantautor Roberto Vecchioni, amigo suyo, poco después del fallecimiento de Dalla, en directo, en televisión:

https://www.youtube.com/watch?v=a406QzsHVmA

Probablemente son los primeros días de un enero, porque es una  canción que habla de un año que ha pasado, que ha acabado; y es un año particular, el año de un periodo de fantasía.

A este pequeño hombre enorme se le ocurre una frase, simplísima y maravillosa: "Querido amigo, te escribo, así me distraigo un poco". Y uno se pregunta: ¿ Por qué ? Se pueden decir muchas cosas después de "te escribo". ¿ Por qué "así me distraigo un poco"? ¿ De qué? De la Vida, de los afanes, de la soledad, de lo que nos espera, que es lo siguiente

Y llega inmediatamente otra frase: " y como estás muy lejos, te escribiré más fuerte". Es de genios, emparejar dos sensaciones completamente distintas, una táctil y una acústica e hacerlas resultar iguales. Uno no puede escribir más fuerte. Pero sí que puede: puede, con el bolígrafo, escribir tan fuerte que rasgue la hoja, que haga ruido con el papel para que se note lo importante que es.

"Se sale poco por la noche, incluso cuando es fiesta y hay quien ha puesto sacos de arena en sus ventanas" que lo dice todo: ya todos tienen miedo de todos, ya no hay confianza en las personas, en la gente. Lo dice este hombre pequeñito que recorre Bologna por el día y por la noche, que abraza a todos, que habla con todos, y ve esta falta de confianza, esta indiferencia total de la gente.

"y se está sin hablar por semanas enteras, y a los que no tienen nada que decir les sobra el tiempo". Y eso es ironía pura. Hay gente que no tiene nada que decir y que tiene un montón de tiempo para usar de cierta manera. Más bonito aún después, cuando dice "será Navidad tres veces, este nuevo año, y fiesta todos los días, todo Cristo bajará de la cruz"..... Los Cristos son , naturalmente, los pobres. Pero la siguiente frase es trágica y cómica a la vez: "los pájaros volverán". Los pájaros no vuelven nunca en invierno, jamás; vuelven en primavera. En el imaginario de este pequeño gran hombre, los pájaros vuelven hasta en invierno.

Y dos frases: "habrá qué comer, y luz todo el año; incluso los mudos podrán hablar, cuando los sordos ya lo hacen", que es de una maldad tremenda contra todos aquellos que hablan siempre y nunca escuchan, que siempre mandan y nunca median. La metáfora es perfecta y muy directa.

"Y, sin molestar gran cosa, algunos desaparecerán; serán quizás los demasiado listos, y los cretinos de cualquier edad", categorías, ciertamente, a desechar.

Y entonces se para, se detiene, y se convierte en el Lucio Dalla de la energía, de la pura energía, unos versos que no quiero ni comentar; baste de sueños, porque el poeta no lleva consigo sólo su vida, lleva consigo la vida de todos.

"Ve, querido amigo cómo estoy de contento de estar aquí en este momento". "Ve, ve, ve... Ve, querido amigo, lo que hay que inventar, para poder reirse de ello, para continuar esperando.

"Y si este año pasase en un instante, ve, querido amigo, cómo es de importante, en este momento, que yo también esté aquí".

 

( en ese momento , Roberto se retira y sale de plano emocionado, tratando de contener las lágrimas). https://www.youtube.com/watch?v=8wIcEbs1VlU

Superar el modelo de patentes

Superar el modelo de patentes

 

Ciertamente, la primera parte no viene al caso pero la quiero contar igual a quien desee leerla.

Aun no teniendo derecho a voto, como ciudadano, acudí a la presentación de los cuatro "candidatos a candidatos" para la Alcaldía de Oviedo por el PSOE. Esperaba ilusionarme con alguno de los dos más novedosos, especialmente con el único al que no conocía en absoluto.

El discurso de la otra alternativa novedosa, Jorge, un gran chaval al que ya conocía mínimamente y que partía de la garantía que me ofrecía el haber estado codo con codo con él en una campaña electoral hace años no me resultó lo bastante potente ni convincente, en un momento en que una victoria del PSOE aunque sea para presidir una Comunidad de Vecinos requiere, como condición necesaria pero no suficiente, un(a) candidat@ que aporte poco menos que la fuerza y energía de Supermán, la sabiduría de los 7 sabios de Atenas, la imagen de un(a) tip@ de esos que salen en las revistas de modelos, y una enorme cantidad de ayuda del Espíritu Santo. Mantengo no obstante mi estima y mi respeto por él y creo que hubiera sido un buen candidato en condiciones "normales".

De Wenceslao y Antonio Masip consideraba que su etapa había pasado. Que Wenceslao tenía que haber sido candidato y alcalde de Oviedo por el PSOE en 1983, y que Antonio nunca debió ser alcalde, al menos por el PSOE ( siendo una buena persona, teniendo la cultura que tiene, y muchos otros valores positivos, me hubiera encantado como líder del Partido Popular en Oviedo; hubiera sido un lujo, en lugar del inefable Gabino, tener en cabeza de los dos grandes grupos municipales a Wenceslao y Antonio; en cabeza del PSOE, aunque sé que si me lee se va a enfadar, nunca fui capaz de que me entrara en la cabeza la persona de Antonio).

Vamos al caso: al final mi esperanza en aquellos dos días se había dirigido hacia el desconocido. Me encantó. Muy formado, no cabía duda que muy trabajador... pero al entrar a detallar sus dos ideas-fuerza para el programa, me resultó completamente incompatible con mis ideas. 1) estación del AVE para Oviedo 2) estimulación de la colaboración público-privada, y especialmente con la Universidad de Oviedo, para generar muchas PATENTES.

 Respecto al 1), es que creo que hay infinitas prioridades que atender antes que el AVE, e incluso si no las hubiera, me entran dudas de si no sería un gasto público contraproducente: es caro, y en la Sociedad de la Información en que los productos de más valor te los llevas en un pendrive en el bolsillo en el avión o en el tren, prefiero que me vuelvan a poner buenos Alvia a Madrid.

El dos, y vamos a la madre del cordero, es que yo soy partidario de superar el modelo de patentes. El modelo de patentes fue muy útil durante doscientos años de revoluciones industriales, no óptimo, pero sin duda muy útil. Hoy, sin embargo, es , a decir poco, "subóptimo". A decir lo que realmente creo, limita, que no estimula, los descubrimientos e invenciones, y restringe el acceso a demasiad@s hombres y mujeres a importantísimos recursos que deberían ser patrimonio libre y gratuito de la Humanidad.

 

Ya en el momento en que las patentes de mejoras a los motores podían tener mucho sentido, en otros campos no eran necesarias ni convenientes. ¿ Alguien sabe de Santiago Ramón y Cajal, nuestro único Nobel científico español -no me canso de recordar que el asturiano Severo Ochoa logró el Nobel para Estados Unidos, con nacionalidad estadounidense, y que con sin los medios que tenía en América jamás hubiese tenido ocasión de hacer investigación de primer nivel en España- preocupándose por lograr patentes? ¿ Alguien conoce muchos mejores ejemplos de investigador excelente con interminables horas todos los días durante décadas diseccionando, mejorando las técnicas de tintado de muestras, dibujando, escribiendo y descubriendo?

¿ A qué nos han llevado las patentes últimamente? A que si hago un programa de ordenador, puedo dibujar un puntito azul en la pantalla sin saber que poner puntitos azules en la pantalla está patentado y si quiero hacerlo tengo que pagar por ello al titular de la patente.

¿ A que se descubran antivirales extraordinariamente efectivos contra virus de la hepatitis que podrían beneficiar a 500.000 españoles, que suponen vidas en lugar de muertes para los que están en peor condición, y peor presente y peores perspectivas de futuro para los que aún están en fases en que la infección les ha dañado menos, y que el dueño y señor del fármaco te ponga un precio que supondría 15.000 millones de euros, y si quieres lo tomas , y si no lo dejas ? Bonita disyuntiva. Esos infectados necesitan absolutamente un fármaco que existe. Esos 15.000 millones de euros se necesitan de un modo igual de imperioso para tantas otras cuestiones públicas, incluido gasto sanitario, que se necesita tanto o más.

 

Un sistema europeo alternativo al imperante que nos llega desde Estados Unidos, con una importante apuesta por centros de Investigación Públicos de excelencia (en España, en las Universidades Públicas y ligadas a ellas, en los centros del CSIC....), con investigadores y resto del personal adecuadamente remunerado y con estabilidad laboral, de gentes ansiosas por saber, por descubrir, y por poner sus hallazgos al servicio de todos sus semejantes universalmente... ¿ es un sueño mío irrealizable propio de un estúpido buenista?

 

P.S.: Al final, aunque no me lo esperaba, el candidato que me resultó potente como nunca y con las ganas, las maneras y las ideas que esperaba encontrar llevaba treinta años delante de mis narices :) Salí de ver a los cuatro prefiriendo de largo a Wenceslao, y encima luego ganó ^____^   La palabra ahora a los ciudadanos de Oviedo.

La idea de socialismo. Sandro Pertini

 

 

Yo soy un socialista partidario de un socialismo que debe estar basado en la libertad.

 

Le digo esto: para mí, libertad y justicia social, que son las metas del socialismo, constituyen un binomio inseparable: no puede haber verdadera libertad sin justicia social, del mismo modo que no puede haber verdadera justicia social sin libertad.

 

Si a mí, como socialista, me ofreciesen la realización de la reforma social más radical pero privándome de la libertad, yo la rechazaría, no la podría aceptar, porque la libertad es un bien demasiado precioso: nos la da la madre Naturaleza, la libertad. El hombre debe ser libre de expresar sus pensamientos y sus sentimientos y por tanto la libertad debe ir unida a la justicia social; he ahí por qué, cómo, yo soy socialista.

 

Pero la libertad sin justicia social puede ser una conquista vana.

 

Dígame en conciencia: ¿ Usted puede considerar verdaderamente libre a un hombre que tiene hambre, que vive en la miseria, que no tiene trabajo, humillado porque no sabe cómo mantener ni educar a sus hijos? ¡ Eso no es un hombre libre ! Esa no es la libertad que yo entiendo.

De los "trastornos" como características.

De los "trastornos" como características.

Hoy he leído un comentario en una red social de una educadora que reflexionaba algo así como <<¿Cómo pretender que acepten o te entiendan si dices cosas tan ingenuas como (...) que está de más todo el Rubifen y el Ritalin, y falta, en cambio, más complicidad con los chavales?>>

Espero que no le importe a la autora de tal frase que la haya sacado a la web pública a través de mi blog, pero ha tocado un tema que me está tan profundo dentro del corazón que no lo he podido evitar.

Hace unos años, fui con una buena amiga, excelente persona, y excelente profesional , desde Oviedo a la Feria de Muestras de Gijón, dejando nuestros respectivos coches en casina, y yendo en ALSA+autobús urbano. Es profesional sanitaria, en concreto es una DUE altamente formada y especializada. Yo, como es sabido, tengo formación científico-tecnológica, nada en absoluto en ningún área de las Ciencias de la Salud.

 

No obstante, recuerdo un vivo debate que mantuvimos, sobre que yo cuestiono profundamente el concepto de "normalidad" aplicado a seres humanos. Le puse el ejemplo más extremo, y le dije que me gusta evitar la palabra "síndrome" al referirme a las personas que tienen una trisomía en el cromosoma 21 (lo que casi universalmente se conoce como "síndrome de Down"). Le dije que prefería , si acaso, considerar y llamar esa condición como que son personas que tienen una cierta característica, como puede ser ser rubio o ser moreno. De implicaciones más importantes, obviamente. Pero el modo en que llamamos a las cosas ( y a las personas, y a lo referido a los humanos) es para mí muy importante.

Para mí, no es una cuestión nosológica, es un problema SOCIAL. Ciertamente, la clasificación de las enfermedades, y la descripción de los síndromes, tiene unas ventajas prácticas inmensas ( se pueden formar grupos de una cierta homogeneidad para hacer un experimento doble ciego con una sustancia y ver qué resultados da en mejorar/empeorar/dejar igual la calidad de vida de esa persona, y, quizás, de su entorno, familiar, social, laboral....). ¡ Pero llamar enfermedad o síndrome a algo "asociado" a una persona tiene, por desgracia, y mientras no cambiemos esta sociedad y sus pensares, efectos tan fuertemente estigmatizantes !

Otra historia que me resulta aún más clara es el Trastorno por Déficit de Atención. Últimamente, en los países occidentales, a ¡¡¡¡ un 5% de los niños !!! se les diagnostica TDA. Y a buena parte de ellos se les da el famoso Ritalín (o la otra marca de metilfenidato que cita la chica a que me refiero en el primer párrafo: Rubifén". ¡ Me parece una absoluta barbaridad ! Para empezar, tengo todas las reservas del mundo en llamar al TDA enfermedad. Los niños son niños, y los que presentan ciertos comportamientos, en proporción tan grande como uno de cada veinte... Dios mío. Me cuesta tanto pensar que están "enfermos" , que a este paso, si nos descuidamos, consideraremos enferma a media población o más.

A un niño o adolescente que por su perfil personal no se adapta a la clase convencional ( o no le adaptan), no creo que le haya que dar un potente fármaco que actúa sobre sus neurotransmisores. A un chaval con ese perfil hay que INTEGRARLO como a todos sus compañeros en aulas que recojan, reconozcan, y acepten la infinita diversidad humana, que tomen ventaja de lo que aportan de distinto (unas cosas "mejor", otras cosas "peor") los TDA y los no-TDA, los OCD y los no-OCD, los TBP y los no-TBP. Los que no hay forma de que paren quietos pero siempre tienen ideas ( ¡ Por favor ! Un enano aportando ideas en una clase donde hay un adulto con carrera "enseñando", teniendo inquietudes..... "guaje" , aquí no vienes a pensar, vienes a que te "socialicemos" (al modo que la sociedad actual socializa, claro...... luego terminamos con ovejas en vez de personas, con mayorías que saben muchísimo de fútbol y Fórmula 1 pero que no saben dónde están los lugares con más hambre, enfermedades fácilmente evitables, o piensan por qué hay un mundo de pobres y un mundo de ricos, o hacen análisis simplistas y simplones.

Yo creo en una Escuela, en un barrio, y en un mundo donde todos seamos PERSONAS, donde las cosas para las que un TDA es mejor y con las que aporta más a sí mism@ y a los demás, al conjunto de la sociedad, las haga. Y el no-TDA hace otras cosas de modo natural más constructivamente y otras se le dan peor.

Podría hablar otro tanto del concepto de "trastorno de la personalidad" ( ¿Qué demonios es un "trastorno de la personalidad"? Si la personalidad, esencialmente, se estabiliza al final de la adolescencia y luego ya cambia poco y muy lentamente, ¿ cómo puede estar una personalidad "enferma"? Enfermo está el griposo, que le sube la fiebre, le das una aspirina y se le baja. Alguien que, por decirlo de algún modo , "es así", tiene sus defectos y sus virtudes, como tod@s. Hace cosas bien y cosas mal, como todos. Falla y acierta, como todos.

Pero no te aburriré más, querido improbable lector(a), si has llegado hasta aquí. Sólo quiero decir que el crío que mejor conozco diagnosticado de TDA es un amor y me fascina, de mayor quiero un hijo como él. Que la adulta que conozco diagnosticada de TDA es una de las personas más vitales, constructivas, y productivas socialmente que conozco. Que el vecino clasificado como "síndrome de Down" es la persona más cariñosa conmigo que me encuentro cada mañana. Y que una de las personas que conozco diagnosticadas de Trastorno Límite de la Personalidad es una de las personas más generosas, implicadas, y que más vuelca amor con su entorno, entre el que tengo la suerte de incluirme, que he visto jamás.

Por ellos, y por toda la raza humana, quiero un mundo sin ovejas blancas y sin ovejas negras, de ciudadanos libres, iguales en derechos, que deben comportarse solidariamente los unos con los otros. Y donde cada cuál dé lo mejor de sí, y a cada cuál la sociedad le aporte recursos para que pueda dar lo mejor de sí.

 

Lo quiero. Os quiero.

Y desde lo diminuto e insignificante que soy quiero aportar mi grano de arena a luchar por un mundo así. Buenas noches.