Blogia
Titiritero de palabras

Oficialmente sano

Oficialmente sano

 

Tras once años ininterrumpidos diagnosticado de un trastorno de ansiedad, el pasado viernes día 14 mi psiquiatra me dio el alta. Me dijo que , si bien conservaba algunos signos de ansiedad, era evidente que era muy consciente de ellos y de las formas convenientes de manejarlos. Que mis estrategias de afrontamiento de mis dificilísimas circunstancias vitales actuales son adecuadas. Y que si me considerase enfermo mental a mí, debería , en lógica consecuencia, considerarse enferma mental a prácticamente el 100% de la población humana mundial.

De otra parte, hace dos meses que un psicólogo clínico excelente y de larguísima experiencia profesional me dijo que mis estrategias de afrontamiento de mi situación, no sólo eran correctas, sino que eran extraordinariamente adecuadas. Algo más de tiempo ha, otro psiquiatra me dijo que con mi biografía, lo que rozaba lo inaudito es que mi estado de salud mental no fuese mucho peor, que tenía que ser, necesariamente, una persona muy fuerte mentalmente, que la inmensa mayoría de personas que han pasado por experiencias como las que yo he vivido, están muchísimo peor. Que los acontecimientos vividos en mi infancia y mi adolescencia, cuando se forja la personalidad, a una persona media le hubiesen ocasionado problemas de salud mental gravísimos y vitalicios.

Ahora es cuando me echo a temblar, claro.... Hay mucha gente a la que LES ( habitualmente hubiese utilizado NOS , pero mis médicos ya no aceptarían esa forma pronominal ) dan miedo los enfermos mentales. Yo he sido voluntario bastante tiempo echándoles una mano a personas con problemas de salud mental muchísimo más graves que los míos. Tanto que me gané la confianza de algunos cuya enfermedad les hacía desconfiar de todo, médicos y psiquiatras incluidos, y me pedían consejo a mí, en quien sí confiaban. Yo siempre trataba de convencerles de que acudieran a su médico o psiquiatra, pero era tarea casi imposible.... Así que al menos los escuchaba, con infinito cuidado, dado que soy lego en medicina y darles consejos que no fueran otra cosa que sentido común hubiera sido imprudente por mi parte. Alguna vez atendí a solas a un enfermo en pleno brote paranoico, por ejemplo, y que sólo confiaba en mí... En sala cerrada, para su tranquilidad y su derecho a la confidencialidad. Es una situación donde el riesgo, ciertamente, no es cero, tratándose de personas que, al no acudir al médico, obviamente no tomaban medicación ( el único riesgo significativo y comprobado: pacientes con psicosis no medicadas que en una situación de miedo intenso pueden ejercer violencia inadaptativa creyendo que se limitan a defenderse de alguien que les va a hacer daño)..... Y había quien, razonablemente preocupado, me preguntaba si no tenía miedo, si no estaría corriendo un riesgo.... Pues no, al menos no mayor que el de cruzar la calle, porque me manejaba lo suficiente con ellos, los conocía lo suficiente, me situaba más cerca de la puerta que ellos, y con el personal del lugar a pocos metros de distancia al otro lado de la puerta.....

Yo siempre digo medio en broma medio en serio que a mí los que me dan miedo son los que la psiquiatría considera sanos. Que muchas veces no son otra cosa que enfermos sin diagnosticar. La inmensa mayoría de los más peligrosos criminales tienen una salud mental perfecta. Todos los estudios demuestran que los enfermos mentales son menos violentos y peligrosos que la población general, y , en cambio, más proclives a ser víctimas de violencia ( siendo el único riesgo significativo y comprobado algunos pacientes con psicopatías graves no diagnosticadas, o, más habitualmente, sí diagnosticadas pero que desertan de la medicación, que, las pocas veces que ocurre algo con uno de ellos -caso de la Doctora Noelia de Mingo, que daría para mucho que hablar, especialmente cómo se la cubrió desde instancias superiores cuando todos sus compañeros denunciaban lo insostenible de la situación , pero esos casos son amplificados por la mayoría de la prensa como si fueran la norma, y no una excepción extremadamente inusual).

Lo dicho. Con una salud orgánica perfecta, y habiendo sido clasificado por mi psiquiatra del sistema público de salud como sano, creo que es el momento, ahora sí, de que me empecéis a tener miedo.

Un abrazo.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Sergio -

Bueno, Maria José, .... como mínimo hará mi rol bastante más anodino.... los sanos somos muy aburridos. Y la terapia que mejor me funcionó jamás, no es la más aconsejable salvo en periodos cortos: dormir poco y mal, trabajar mucho fuera de casa, y permanentemente en casa, de modo que no te queda un minuto libre, preocupándote de cosas realmente importantes y fundadas, para pensar en cosas poco importantes y autocausarte ansiedad pensando en pijadas....

Para un tratamiento de dos semanas está bien, para cuatro meses y medio, a medio plazo, creo que sigo prefiriendo la TCC.

Saludos y gracias. Sergio.

P.S.: Porque no tengo tiempo, pero estaba ocurriéndoseme una idea para hacer un taller de construcción de instrumentos musicales con tono, no sólo de percusión, con elementos de desecho o de escaso valor... Tengo una idea bastante clara en la cabeza, aunque me falta idear la caja de resonancia e informarme de los materiales y conformaciones que pueden dar lugar a una aceptable.... Quizás pueda interesar la idea, pero eso lo podré transmitir no antes de octubre, en el más cercano de los casos.... Igual S. y V. le ven la gracia, aunque la verdad que la idea tampoco es original, los luthiers la llevan poniendo en práctica decadas....
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Mª José -

Ahora tu aportación a la Asociación Hierbabuena es, si cabe, aún más importante...ahora eres un ejemplo de lo que siempre decimos: que se puede padecer un trastorno durante un momento de la vida, y que no tiene por qué acompañarnos para siempre. Un saludo.
Mª José

Sergio -

De cuando estuve loco aún conservo el carnet de majara en la cartera, un plano detallado del infierno, un cielo con pirañas y goteras, un prontuario en la comisaría, un frasco con pastillas de colores, la carta con que te despedías, remedios varios contra el mal de amores.

(...)

Atrás dejo kilómetros de afueras, aire por respirar, luces en rojo.

Hacia donde señalan tus pezones voy a toda pastilla dando gas a la moto.

De cuando estuve loco aún conservo un par de gramos de delirio en rama,
por si atacan con su razón los cuerdos y un viento fuerza seis de tramontana;

el vicio de escribir por las paredes pareados de amor, y la manía de buscarte entre todas las mujeres que en horas bajas me hacen compañía.

Cuando rozo tus pétalos, nenúfar que sobrevive en aguas estancadas
saltan chispas, los cables se me cruzan, se me sube el mercurio y me salta la alarma.
Mono de ti que me obliga a llevarte en sobres rojos, liofilizada,
para tomarte cuando me apeteces a sorbos cortos donde duele la madrugada.

Te escribo desde un área de servicio donde sólo me ofrecen gasolina.
Puedes llamarme a cobro revertido desde la caracola de la esquina...

http://www.youtube.com/watch?v=HdUhsXGfqpQ
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres