Blogia
Titiritero de palabras

Esteban

Esteban

Desde hace algún tiempo, se pone diariamente a deleitarnos con su música a los transeúntes que pasamos por Caveda un violinista húngaro, Esteban.

Uno siempre ha tenido muy poco oído, como bien decía jocosamente Louis Renault en Casablanca cuando Richard le revelaba que los salvoconductos que no había logrado encontrar en el registro estaban escondidos en el piano. Tengo muy poco oído, y para la música menos, a lo más que llego es a tener orejas.

Sin embargo tengo, como todo el mundo, gustos y opiniones. Y en mi modesta opinión, Esteban es uno de los violinistas de técnica más exquisita que he tenido ocasión de oir... y el único con quien he hablado y que me ha aceptado peticiones. Esteban lleva tocando el violín desde que era un niño pequeño, siempre ha sido su profesión, y tiene, por supuesto, el equivalente húngaro al Grado Superior de Violín español. Para mí, su lugar natural, estaría en una orquesta de prestigio. Sin embargo, por circunstancias de la vida y de la Historia, vive de lo que le pagan los transeúntes. Yo siempre he estado en contra de las limosnas. Creo que es mucho más positivo para el ayudado y para la sociedad que la persona en necesidad dé algo a la Comunidad, y ésta le corresponda satisfaciendo sus necesidades básicas, por medio de dinero o de otra forma. Sin embargo este es otro concepto: cuando veo a un pintor crear en el suelo con unas tizas de colores unas figuras hermosas, cuando un músico me alegra el ajetreado paso de mis gestiones y mis burocracias con una hermosa pieza de Haydn o de Vivaldi, me está prestando un servicio, que valoro mogollón, y me gusta abonarlo, de modo que rebusco un mísero euro ( soy bastante pobre en dinero, aunque rico en amigos, cosa que, satisfechos mi techo y mi comida por mi familia, me llena mucho más) y se lo dejo a Esteban en la funda del violín.

Os animo a tod@s a pasar por Caveda cualquier día y disfrutar a una distancia a la que habitualmente no es posible del sonido de un violinista extraordinario. Y si podéis, tomaos un café menos ese día, y abonadle un simple eurillo. Su arte vale mucho más, y no quiero caer en el error tan bien denunciado por Machado de que todo necio confunde valor y precio. Pero ya que no puedo corresponder a su valor, yo siempre trato de aportarle una fracción del precio que le otorgo a su servicio, la que me puedo permitir.

Sé feliz.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Sergio -

Encantado yo, María, de que enriquezcas mi blog con tus comentrios :-)

Javier, estamos basante de acuerdo, la sociedad española no valora a los músicos en lo que os merecéis. Valora a los ingenieros, los arquitectos, muchos a los toreros... Pero a los músicos demasiada gente os infravalora. Es una cuestión de no haber recibido una educación adecuada. Aún me pregunto, parafraseando un escrito muy conocido de Einstein, cómo es posible que, después de la profesora de Música que tuve en Secundaria aún , ese arte no ya me guste ( me gusta muchísimo), me pregunto cómo es posible que no la odie :-(

[ Nota del Titiritero: la frase original de Einstein era algo así como cómo era posible , que tras pasar por un centro académico reglado, con la forma de enseñar que se usaba en la Alemania del XIX-XX, aún a alguien le quedara interés por las cosas, por saber, por descubrir... Creo que hemos mejorado mucho, pero el problema de base que apuntaba Einstein me temo que subsiste; a pesar de eso, ya te digo, hay el milagro de que hay gente tan cabezona como nosotros, que a pesar de todo [ tú me haces vivir, me haces escribir, dejando el rastro de mi alma :-) ], nos sigue gustando saber y aprender ^___^ ( a algunos tan raritos como yo, a veces hasta investigar xD )
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

javier rivas -

y como luchar contra la inercia social que cree que los musicos no somos mas que unos mataos para lo que vale cualquiera en realidad? solo los musicos ( y hay mucha gente que dice que yo lo soy aunque yo no opino realmente lo mismo) sabemos todo lo que hay que estudiar y sacrificar en la vida para llegar a poder expresar tus emociones con tu instrumento. Pero ahora quien valora eso?

Maria Dolores Fanjul -

Hola Sergio!
El problema de esto es que en España tenemos un error de concepto: en muchos paises de Europa es comun que los estudiantes de música se ganen unos durillos tocando en la calle y nadie lo considera de otra forma que como un trabajo esporadico; sin embargo, parece que aqui solo lo vemos como un "limosnero" mas. Tal vez si lograramos erradicar la medacidad en las calles (estoy contigo, lo que hay que hacer es lograr unos buenos Servicios Sociales y perseguir la picaresca)se conseguiria que la gente viera a estas personas como lo que son: unos trabajadores de su arte.
Un placer leerte, como siempre...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres