Blogia
Titiritero de palabras

Silencios elocuentes

Esta mañana vi la tristeza en sus ojos. La tensión de sus músculos delataba que un invisible tapón le impedía comunicar el infierno que habitaba en su cabeza. Traté de convencerle de que si no me contaba lo que le afligía no podría ayudarle. Balbuceó una disculpa que no tuvo la menor intención de que yo me creyera y que, por supuesto, él no se creía. Después, impotente, yo también callé.

Y me volví a mi casa, maldiciendo una sociedad que nos enseña desde niños a soterrar nuestros sentimientos. A un esquema de cosas que nos invita a dejarnos estallar antes que confesarnos humanos. Y sólo acierto a decir que mi teléfono está abierto, y que sigo viviendo donde siempre. También para ti.

Una canción: "Sin tu latido", del cantautor hispano-filipino Luis Eduardo Aute.

"Hay algunos que dicen que todos los caminos conducen a Roma..."
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

toto -

me defino como un tipo egocentrico, de esos que necesita contar sus problemas a los demas, porque si me los guardo para mi me vuelvo loco.
quizas sea un poco exhibicionista, pero me cuesta poco hablar de mi mismo, me identifico con woody allen en una de sus peliculas haciendo de el mismo, yendo cada semana al psicoanalista.
creo que es una costumbre muy sana, que no mucha gente entiende, lo de contarle tus paranoias a un tercero, alguien neutral, que no tenga una vision sesgada del asunto.
el unico problema es que hay que rascarse el bolsillo
ojala todos encontreis a alguien que sea vuestro psicologo particular, en un amigo, tu pareja tu madre o padre, yo siempre he procurado tener a alguno a mi lado
una peli: hanna y sus hermanas,woody allen neurotico porque cree que se va a morir, le han detectado un pequeño tumor, ojala todos pudieramos reirnos asi de nosotros mismos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Mayte -

Siempre es más sencillo escuchar qeu hablar, ayudar qeu dejarse ayudar, no se si es esta sociedad la que nos ha enseñado a callar, y si es así hemos sido niños muy bien educados, porque lo han conseguido.
La custión es que tarde o temparano todos podemos estallar, de dolor, de melancolía, de soledad.......demasiado pudor a revelar nuestra alma.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres