Blogia
Titiritero de palabras

Parece que funciona

Parece que funciona

Sé que no es el colmo de la elegancia plagiarse a uno mismo. El caso es que después de haber hallado la ocasión de comentar algunas cosas que hacía tiempo que quería decir en el blog ¿ Y por qué no ? , en concreto en su entrada Parece que funciona adonde, naturalmente, remito al amable lector si desea ver el post original de su autora y el resto de comentarios, he decidido poner las ideas que pongo en mi comentario y que, como digo, venían rondándome la cabeza desde hace semanas, en un post propio.

La cuestión es: la actuación del Gobierno de España ha sido muy criticada y muy particularmente las medidas anunciadas por su Presidente hace un par de meses en comparecencia en el Congreso de los Diputados y que se plasmaron en un Real Decreto que posteriormente la Cámara refrendó por los pelos y que incluyen, significadamente, un recorte de los salarios de los empleados públicos (entre los que me cuento) y la congelación de las pensiones salvo las más bajas, más la única medida que verdaderamente me destroza que es la supresión de seiscientos millones de euros de ayuda al desarrollo porque esa es una medida que puede suponer la diferencia para muuuuuuuuuchas personas entre vivir y morir, así de claro. Pero en la cuestión de recortar 15.000 millones de euros de gasto público en prácticamente los escasísimos sitios donde era posible recortar tamaña cantidad (por supuesto, he oído mucha afirmación de que sí por qué no se eliminaban tres ministerios, que si por qué no se suprimían tantos altos cargos, que si por qué no se prescindía de tantos coches oficiales.... No caigamos en ideas que nos llegan fácilmente a lo sentimental pero que NO servían; suprimir uno, dos , tres o cinco ministerios puede suponer un pequeño recorte del gasto, pero las competencias de esos ministerios no las va a administrar el aire..... habría una remodelación del Gobierno, pero las mismas cosas las tendría que hacer el gobierno igual con similar coste; los funcionarios serían readscritos, pero no desaparecerían ni el coste de sus remuneraciones se esfumaría; eliminar unos cuantos ministros, secretarios de estado y directores generales puede ahorrar un millón de euros, pero un millón de euros cuando la UE quería que redujésemos 30.000 millones, y al final se negoció reducir 15.000 no cambiaba nada; a mí me jode, hablando en plata, haber visto a un alto cargo del Principado coger un coche oficial en Suárez de la Riva y bajarse en Fruela a tomar un café -y no es una forma de hablar: ¡ lo vi ! ", y la verdad es que si a ese señor le quitan la posibilidad de usar coche oficial y le hacen ir a trabajar en autobús como voy yo -suponiendo que trabaje, algunas fuentes que tengo me dicen que como que no-, a mí me dan un alegrón, pero porque me lo lleva pidiendo el cuerpo desde que vi aquello....   pero la mayoría de coches oficiales se usan con buen criterio para fines necesarios para la gestión de la Administración, y, como pudo comprobar el Presidente de Galicia Señor Feijoo, pensar en vender un coche oficial y obtener de hoy para mañana una oferta de la mitad del dinero que vale realmente el coche puede revelarse imposible, por más que ofertarlo en campaña dé réditos electorales... amén de que estamos en las mismas, y vuelvo a llevar mi burra al mismo trigo: eliminando todos los coches oficiales de todas las AAPP españolas no recortaríamos ni el 0,01% de todo lo que se tenía que recortar ni aunque lográramos venderlos todos a su valor de mercado e ingresáramos las resultas en las arcas públicas).

Hete aquí que las grandes partidas de gasto público "recortables" por Decreto y de un mes para otro no son otras que la Sanidad Pública, la Educación Pública, que el actual Gobierno de España y yo deseamos intocables, y las masas retributivas de empleados públicos y perceptores de prestaciones dinerarias públicas.

Y resulta que yo me alegré cuando me enteré de lo que había anunciado Zapatero en el Congreso. Habrá quien piense que no sé lo que digo, o que quizás aquel día "grillé", pero mi único pesar fue pensar por qué no se habían tomado medidas de ese cariz quizás ya un par de meses antes, cuando su necesidad ya empezaba a percibirse. Creo que la mayoría de perjudicados y de la ciudadanía en general no era consciente de lo al borde del abismo que estábamos. De la cierta posibilidad de que la entonces efervescente crisis griega se contagiara (en gran medida injustamente) a España, que los especuladores apoyaran con fuerza esa apuesta y  que no sólo Grecia, España, y quizás otros países como Irlanda, Italia o Portugal fueran inmediatamente detrás, sino la entera zona euro, o quizás el mundo desarrollado en su práctica integridad.

Es una p****ada, hablando en plata, que te disminuyan el salario, ni que decir tiene. Pero si no se hubiese recortado un 5% entonces, quizás en enero de 2011 hubiese habido que recortar un 20% si no se había dado un escenario peor del estilo de los que indico en el párrafo anterior. Por otro lado, con el descenso del precio  con que financiamos la deuda pública española, yo ya vislumbraba que quizás en un par de años con lo ahorrado en intereses (que van a parar a los tenedores de tal deuda, que no suelen ser funcionarios mileuristas, ni pensionistas de a 800 euros la paga, que esos no tenemos a fin de mes para invertir en deuda), probablemente en un par de años estemos en condiciones de recuperar lo detraido de salarios y aun de aumentarlos.

Y a las pruebas me remito ahora: tras el acuerdo de los Ministros de Hacienda de dos noches antes del anuncio de Zapatero para sostener hasta con 750.000 millones de euros a países con eventuales problemas para afrontar el pago de su deuda pública y el anuncio de nuestro Presidente, los tipos de interés a que se empezó a adjudicar la deuda pública lo notaron inmediatamente. Hoy, tras la publicación de los resultados de las pruebas de stress a la banca europea y la subasta de letras del tesoro de hace un par de días, lo vemos aún más claro.

Las letras del tesoro a seis meses se adjudicaron en la subasta de abril a un tipo marginal del 0,760%, las de mayo al 1,320%. Ibamos camino de que si yo iba a ofrecerle al Tesoro Público español comprarle una letra por 950 euros y a los seis meses me tuviese que devolver 1000, y vamos a ver que ahora vamos más bien camino de que tenga que ofrecer 998 y si no me digan : quédate con tu oferta, majín, que el tipo marginal resultó inferior a tu apuesta y puedes ofrecerle tus 950 pavos al vecino del quinto a ver si tienes más suerte. Gracias por participar.

En junio, el tipo marginal fue del 1,650%. ANTEAYER, la de julio, un 1,170%. Se adjudicaron 2.457 millones de euros con una demanda de 5400, esto es, un ratio demanda / adjudicación del 2,198%, y las de a tres meses, con un ratio del 5,66, esto es, la demanda CASI SEXTUPLICÓ la adjudicación. Y el tipo de interés fue un CUARENTA Y UN POR CIENTO MENOR en julio respecto a junio a seis meses, y un TREINTA Y SEIS en las letras a tres.

Evidentemente, la inmensa mayoría de la deuda pública española no está colocada en letras a 3,6,12, ni aun 18 meses, con lo cual esto no se va a trasladar de hoy para mañana a la contabilidad nacional. Pero si tenemos en cuenta que la deuda pública española era de unos 462.000 millones de euros a 31 de diciembre de 2009 ( mucho menos de la mitad que la italiana, por cierto), si redujésemos el tipo de interés que pagamos por ella del orden del 40%, como las letras a corto plazo, y teniendo en cuenta que el tipo medio que pagamos por la deuda pública está del orden de 6% anual, podríamos ahorrarnos TREINTA MIL MILLONES de euros (30.000 millones) al año, en intereses, que, insisto, no van ni a pensiones, ni a educación, ni a viudas pobres poseedoras de títulos de deuda nacional..... No conozco ninguna viuda que gane 800 euros al mes que posea deuda pública... bastante tiene con llegar a fin de mes. En cambio, el Banco de XXXXX , o el Banco TalSitioTalOtro Platinarium algo tienen, creo. Y quienes ganan miles de euros mensuales también suelen invertir parte de sus ahorros en deuda pública española, amén de que la mayoría de ella está en manos, además, extranjeras.

Si el recorte del Real Decreto fue para reducir 15.000 millones de gasto en dos ejercicios...... Si reducimos los intereses que pagamos por nuestra deuda de modo que vayamos convergiendo hacia los 30.000 millones menos al año cada año, en un par de años podemos estar en el camino de poder restituir y aun aumentar las remuneraciones de nuestros empleados públicos y pensionistas.

Mucho mejor que una tragedia a la griega hace un par de meses, ¿no?

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres