Blogia
Titiritero de palabras

Me alegro que me haga esta pregunta

Me alegro que me haga esta pregunta

Una gran amiga me acaba de comentar un tema en el que tiene mucha razón. Ayer le comentaron al Sr. Rajoy si podía decir cuánto ganaba él. Titubeó, titubeó mucho, y dijo, relativamente rápido: más de lo que gana esa señora que acaba de contarnos que gana 300 euros mensuales de pensión no contributiva.

Estuvo usted bien, D. Mariano, como en casi todos los momentos , salió usted relativamente bien de todos los apuros en que le metimos los ciudadanos.

Ahora bien, creo que debería haber completado la respuesta: haber dicho, mire , señora, es algo público, que todos los españoles pueden ustedes mirar en el BOE, son unos 12.000.000 de pesetas brutos anuales.

Las cosas claras y el chocolate espeso, ¿ no os parece ? A mí, particularmente, no me parece mal que un altísimo cargo político, que puede llegar a ser el Presidente de la Nación, y quién tome algunas de las decisiones más importantes, relevantes, de este país, cobre doce kilos. Especialmente si los merece, y tanto Zapatero como Rajoy han demostrado ser unos tipos cultos, informados, inteligentes y preparados.

Pero quiero argumentarlo más: ¿ vosotros sabéis cuánto gana el director general de la caja de ahorros con la que trabajamos, más o menos queriendo o sin querer, muchos en Asturias ? ¿ cuánto gana el de Hidroeléctrica del Cantábrico, de la que me llegó ayer un recibo del gas de 144 euros ? Pues os lo voy a decir: el que menos, de ese nivel, cobra como mínimo del triple al quíntuple de la suma de lo que ganan Rajoy y Zapatero.

Y al director de la empresa financiera, de la empresa del gas, etc... lo pagamos todos los consumidores, que es algo muy similar a decir que lo pagamos todos los ciudadanos, porque, quien más y quien menos, todo quisque somos, superado ya lo de aristocracia, clero y tercer estado, consumidores y ciudadanos.

Díganlo, señores, señoras, digan las cifras. L@s españoles de más de 18 años somos tod@s seres adultos y maduros con capacidad de juzgar, y el derecho de saber qué se cuece en lo público con los impuestos que pagamos con nuestro esfuerzo. Y si se explica medio bien, la gente va a estar mucho más de acuerdo, porque saben que esa diferencia entre pagar 12 millones o pagar el Salario Mínimo Interprofesional a un alto responsable político termina influyendo en que no poca gente valiosa huya de gestionar lo público, y en si por dónde va a pasar la nueva carretera que le lleva a su casa, está bien hecho o mal hecho, y una carretera cuesta mil veces el sueldo de un político.

Con salarios bajísimos, sólo se dedicarían a la política los ricos, que tenderían a defender sus intereses y no los de sus ciudadanos, y los que no valieran para otra cosa. Y no es eso lo que queremos, ¿verdad ?

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres