Blogia
Titiritero de palabras

Hablad, hablad, benditos

Hablad, hablad, benditos Estoy convencido de que uno de los grandes problemas a lo largo de la historia de la Humanidad ha sido, y sigue siendo, la incomunicación. Desde nuestras ideas preconcebidas, desde nuestras suposiciones, evitamos el sano intercambio de ideas con quien suponemos que no pensará como nosotros. Y estoy seguro de que muchos problemas podrían, cuando menos, suavizarse, hablando, comunicándonos. Si nos animáramos a conversar abiertamente sobre nuestras diferencias, posiblemente nos llevásemos alguna sorpresa encontrando que en algunos aspectos en los que nos imaginábamos en irremediable desacuerdo con nuestro interlocutor, estamos de acuerdo. En otros, podríamos lograr algunas aproximaciones. E incluso en nuestras legítimas divergencias irreconciliables, cuando menos, descubriríamos que ni nosotros ni nuestros adversarios tenemos la razón, pero que ambos tenemos razones, y, abriendo la mirada, descubriríamos nuevas perspectivas más amplias, que, si bien no serían una solución al conflicto, serían un primer valioso paso para imaginar posibles soluciones. Prueba a abrir tu mente. Háblale.

Una canción: "Sounds of silence", del dúo neoyorquino Simon and Garfunkel.

"Y a la desnuda luz vi diez mil personas, quizás más; gente hablando sin decir, gente oyendo sin escuchar. Gente cantando canciones que otras voces no compartirán, y nadie osa alterar el sonido del silencio"

"Y la gran ciudad parece estar ahí para abrazar a esos dos que ya nunca más serán capaces de hablarse, sólo rozarse durante un fugaz instante y adiós"
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres