Blogia
Titiritero de palabras

Páramos urbanos

Páramos urbanos Esta mañana he tenido que ir al centro de Oviedo a hacer una tareílla. Lo cual supone, naturalmente, mezclarse con una multitud de gente por las transitadas calles del corazón de la ciudad. No he podido evitar perderme en una reflexión. Es una idea muy manida, desde luego, pero no puedo evitar hoy, aquí, verbalizarla. Me ha dado por pensar en la cantidad de gente que sin duda pasea su soledad por el medio de un enjambre incontable de compañeros de la especie. En cómo sus caras ocultan la incomunicación en que vivimos en estas urbes tan abarrotadas, tan funcionales, tan asépticas. En todas las historias que hierven en los miles de cerebros humanos que he cruzado en pocas horas. En cuánta sabiduría acumulan las muchas experiencias, vivencias, que toda esa gente ha experimentado en sus años de existencia. En cómo todo ese saber se perderá en medio del mar del ruidoso silencio de la ciudad. En cuántas risas y cuántas lágrimas no hallarán una mirada cómplice. Y quizás he pensado en ti.

Luego, melancólico, perdí media hora muerta en rebuscar algunos de los rincones de este pequeño pueblecito que es Oviedo que me sirven de refugio. Algunos estaban. Otros, ya no. En particular, se ha perdido un viejo chigre, de estropeadas y sucias mesas, donde a veces me escondía, solo o en compañía de otros. Y su lugar lo ha ocupado un horrible café de una cadena, con horrorosas mesas iguales de plástico, limpias, funcionales, y sin encanto. Y me ha asaltado un sentimiento de amputación. Es curioso, no sé si te pasa a ti, pero yo tengo rincones, lugares, que forman, en algún sentido , parte de mí , y que siento tan propios como partes de mi cuerpo. Que cuando estoy en ellos me dan una sensación de seguridad; de ese lugar conocido que me hace sentir por un rato como en una especie de dulce útero materno. Y que cuando los pierdo, duelen. ¿ Sabes de qué hablo ?

Una canción: "Grândola, vila morena", del compositor portugués José Afonso dos Santos.

Otra canción: "Destin", de la cantante quebequesa Céline Dion.

"La vida me importa , en todos sus misterios".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

María -

Tiempo muerto, me encanta esa expresión, así como perder el tiempo. No nos damos cuenta que en ese ir y venir trepidante cotidiano, nos convertimos en verdaderos aútomatas. Ese tiempo 'perdido' realmente es que nos hace tomar contacto con la vida. Nos hace parar y nos hace disfrutar de los pequeños detalles, que son en resumidas cuentas los que importan.
Nunca habia entrado en un blog, gracias por mostrármelo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres