Blogia
Titiritero de palabras

La crisis que no hay... y LAS que sí hay

La crisis que no hay... y LAS que sí hay

Hoy veo en la caja tonta algunas noticias según las cuales la OMT parece haber publicado que el número de jóvenes en paro en el mundo ha alcanzado una cifra tremebunda, y que en España la tasa es del 40% y se ha doblado en los últimos doce meses. Dos de esas tres cosas me espantan: el enorme paro juvenil mundial, signo terrible de lo que se avecina si no hacemos algo para impedirlo, y que el juvenil se haya doblado en el último año.

Lo que no me espanta, sino que me deja estupefacto, es esa tasa del 40% porque simplemente NO ME LO CREO (respecto a lo de la duplicación, algo de eso también podría decir, pero ahí quizás mi escepticismo fuese de matiz, y no de fondo, por algunos motivos en común con no creerme el 40 y otros no idénticos pero similares y relacionados, igual se ha multiplicado por 1,9 o por 1,8, pero tanto me da que me da lo mismo, es un dato terrible igualmente).

Ahora bien, no sé si ese 40% de paro juvenil en España sale de registros públicos, de la EPA o de otro sitio, pero estoy convencido de que para llegar a tal burrada de alguna manera se están contabilizando casos del estilo de un par que apuntaré, y de los que los conozco reales y en mi entorno, y dudo que conozca yo a los únicos de España.... y casos tales conozco de jóvenes ¡ y de no jóvenes !

1) "Parado" registrado como demandante de empleo, que si le pregunta un encuestador si es población activa, si busca empleo, y si no lo logra, sin duda dice a todo que sí (y añade dos huevos duros), pero que de reponedor en un hipermercado no trabaja porque hay que levantarse a las 5 de la mañana y por 600 euros de mierda que vaya su puta madre, que los padres le procuran techo, comida , y le dan el dinero de bolsillo y unos euros pa los cacharros del fin de semana.

2) Análogo a 1) pero con una prestación dineraria pública de que goza por hache o por be y los trabajos que hay no le valen porque le explotan y/o los jefes seguro que son unos hijos de puta como en todos los anteriores sitios en los que trabajó.

Y conste que no voy a ser yo quien tire la primera piedra ni condene con carácter general y en juicio sumarísimo a todos ellos... Por un lado tiene un componente inmoral rechazar empleos en una situación de gravísima crisis y terribilísimo paro como la actual, pero por otro y aunque suene a anatema también diré que no le quitaría yo un ápice de legitimidad a más de uno que cobra 1.500 euros y que me dijese que ese es un sueldo de mierda aun casi triplicando el salario de un reponedor, porque gente que se deja la vida y la salud (en buena medida por stress) en un curro cualificado al que dedica la jornada y el día entero, va a trabajar fuera de horas, se lleva trabajo a casa, se pierde el crecimiento de sus hijos, a mayor gloria del reparto de dividendos de la entidad con beneficios milmillonarios en euros para la que trabaja creo que tiene por poner un extremo contrario muy buenas razones para decirlo.

Dicho lo cual, la crisis de empleo juvenil (dejemos esta noche de lado la no juvenil, en el próximo momento volvemos sobre la general) es una auténtica tragedia. Las compañías buscan el máximo beneficio y el empleo suele ser una carga (el factor trabajo hoy se ha convertido en uno de los más gravosos si no el que más para una empresa)... No debe extrañarnos. Como bien dice el anuncio de una compañía de seguros ¿ Dónde está el señor que nos echaba la gasolina? ¿ El que nos dispensaba los productos antes de que el trabajo lo hiciésemos los clientes en el lineal del supermercado? ¿ EL QUE TE COGÍA EL TELÉFONO DE ATENCIÓN AL USUARIO ? Tan claro es que se ha convertido en un arma poderosa para diferenciarse esa empresa: en ella te atienden humanos.

Yo siempre cito la línea de información de autobuses de un gran grupo de transporte. Hace años, si yo quería saber a qué hora tenía autobús que me permitiese ir a Coruño, llamaba a un número de Oviedo y una persona que conocía perfectamente todo lo que convenía saber me informaba amablemente que a Coruño no iba ninguna línea, pero que a tal y tal y tal hora tenía el de Avilés paradas que podía dejarme en Cayés o en Silvota y me valía, o alternativamente el de Posada y sus horas. Ahora ese número existe, pero se cuidan bien de ocultarlo y te dan otro donde contesta una máquina..... "Diga claramente su localidad de origen"... Oviedo "Diga claramente su localidad de destino" --- Coruño. "De Oviedo a La Coruña tiene usted servicios a las...." No, no, no..... La Coruña no, Coruño.... Te da oportunidades de repetirlo más claramente, pero siempre termina queriendo mandarte a La Coruña. Si consigues terminar hablando con un humano después de gastar un pastón en innumerables minutos de llamada, te sale un chico que está no se sabe en qué parte de España (quizás ya lo han mandado a Marruecos o a Argentina, ese teleservicio) y que te dice.... Coruño, Coruño...... En el ordenador no me aparece ningún Coruño. Por supuesto, imposible explicarle al pobre hombre dónde queda Coruño, porque para él Asturias es un algo desconocido que le suena que es una provincia gallega, o quizás esta cerca de Galicia, no está muy seguro, pero sin duda no sabe ubicar en un mapa la diferencia entre Llanes y Castropol, como para decirte el lugar más cercano al que van los autobuses del grupo que ha subcontratado a su empresa de teleasistencia. Y naturalmente, la brecha entre rentas del trabajo y del capital aumenta, entre ricos y pobres también, entre trabajadores y parados también.

¿ Terminará la minoría de tenedores de acciones de los grandes holdings poseyendo la parte del león de las empresas y acantonados con sus riquezas en palacios, y el empleo poco más que en manos de los pocos "seguratas" necesarios para complementar inevitablemente las cámaras de vigilancia de seguridad y los sensores y demás parafernalia para evitar secuestros, atracos y asaltos?

Esa es la primera crisis a la que quería referirme..... Pero hay más, muchas más, simultáneas, hay la crisis  de la brecha entre los países desarrollados y los que ganan posiciones rápidamente por un lado y los eternamente olvidados por otro (los incendios en Rusia pueden tener un efecto devastador sobre su política sobre el trigo y ésta sobre sus precios internacionales y desatar una hambruna que mate millones, por cierto, y lamento dejar tan grueso comentario a párrafo finalizando y "menor"). La de los valores falsos en la que hemos caido casi todos como pininos trabajando en cosas que no nos gustan para comprar cosas que no necesitamos.... Y varias más que quizás vaya desgranando en otros posts para no agotar tu paciencia , querido lector, hasta llegar a la que ya me he referido en otras ocasiones: la GRAN CRISIS SISTÉMICA, de un sistema insostenible, de la confianza en el crecimiento perpetuo del PIB en un mundo de tamaño y recursos finitos...

Pero no quiero meter miedo, sólo reflexionar, quizás inducirte a reflexionar. Porque todo esto no es un proceso irreversible, y está en tus manos y en las mías corregir este barco a la deriva del que no sabemos cuál va a ser la próxima ola que lo golpee ni de dónde va a venir ni cuándo...... Pero podemos enderazarlo. Debemos, Yes, we can. Buena vida.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres