Blogia
Titiritero de palabras

Maldito parné

Maldito parné

 

Hace milenios que ya algunos intelectuales, por usar un término anacrónico, nos advirtieron de que no nos obsesionáramos con el que la copla española, decenas de siglos después, llamaría "maldito parné".... El dinero es importante para tener un techo, para vestir, para comer... Es importante para que los tuyos no pasen necesidades. Se le necesita imperiosamente cuando falta.... Pero entre Manolín y Manolón, yo siempre recuerdo que está Manolo.... y es bien conocida la frase de "era tan pobre que sólo tenía dinero". He visto algunos casos como ese, y son bien tristes, os lo aseguro.

En estos tiempos en que, además, uno podía pensar, hasta hace poco, que tenía dinero para toda su vida, y descubrir que lo que tenía era un paquete que en su interior sólo contenía basura, o que el generoso y habilísimo financiero que seleccionaba sus clientes y no podía serlo cualquiera le obtenía una sustanciosa ganancia por sus depósitos con su incomparable olfato, y un mal día se encuentra con que el señor Madoff no es más que un mal émulo del estafador original Carlo Ponzi, tenemos doble o triple motivo para pensar muy mucho en qué cesta ponemos nuestros huevos.

Hubo un nazareno, del cual fuentes que podrían ser de primera mano, o no, cuentan tres años de su vida (dejando como residual, al margen, el hecho de que algunas de ellas cuentan ínfimos detalles de la treintena de años anterior )... En todo caso, los relatos de las palabras y los actos de aquel nazareno que podrían haber escrito Mateo, Marcos, Lucas y Juan ( o no, o sí, o tampoco, o también, como diría el muy gallego lider de la oposición D. Mariano Rajoy [ nota: no se vea ironía en estas palabras.... el carácter gallego, a mi juicio, EXISTE. Tengo maravillosas amigas gallegas, trabajo con profesionales extraordinarios gallegos; y, en particular, tengo un inmenso respeto, desde la discrepancia natural en un militante del principal partido adversario al que él preside, por el Sr. Rajoy Brey, como considero que no puede ser de otra forma en Democracia].

Los haya escrito quien los haya escrito, y en la fecha que hayan sido, sean relatos fidedignos o no, tengan contradicciones internas o no, cosas todas ellas sobre las que podría decir no pocas cosas, aun siendo bastante ignorante en esas complejas cuestiones, y sobre las cuales hay publicadas literalmente miles de referencias bibliográficas, se trata de unos libros que a mí me encantan, y que recomiendo vivamente a todo el mundo, sea creyente o no lo sea, sea cristiano o de otra confesión. Y reza Mateo:

"No atesoreis en la tierra, donde la polilla y el orín corroen, y los ladrones socaban y roban. Atesorad más bien en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corroen, ni los ladrones roban; porque donde está tu tesoro allí está también tu corazón.

[...] Nadie puede servir a dos amos, porque amará a uno y despreciará al otro. [...] No podéis servir a Dios y al dinero[...]. No os preocupéis por qué vais a comer, o qué vais a vestir, porque la vida es más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido. [...] ¿ Quién de vosotros, por mucho que cavile, puede añadir una sola hora al tiempo de su vida?

Por todas esas cosas se afanan los paganos. Buscad primero [la] Justicia [de Dios]. Y todo lo demás vendrá por añadidura. Y no os preocupeis por el mañana, que el día de mañana traerá su inquietud. A cada día le bastan sus problemas"

Yo la verdad, que por añadir generalidad al texto, sustituiría que atesorarais no en el cielo, que está muy alto, sino en el corazón de vuestros amigos y parientes, del prójimo en general, pues mi experiencia en la vida es que cuando muevo un meñique por alguien, ni que decir tiene, eso sí, que sin esperar nada a cambio, más pronto que tarde llega el día en que ese movimiento de tu meñique te es devuelto multiplicado por mil. Y no hay producto financiero en el mundo que a interés compuesto te dé ese rendimiento. Ni siquiera invertir con Madoff o en Gescartera ( bueno, esos menos ).

Sustituiría el que no sirvieseis a Dios por que ayudarais a los seres humanos. El Dios en que yo creo, no sé si existe como entidad diferenciada, pero exista como tal o no, sin duda, donde está, es en el corazón del hermano que sufre, del amigo en un mal momento, del desconocido que se encuentra mal en la calle de repente delante de tus narices y al que puedes ayudar, de la embarazada a la que nadie le cede su asiento en el autobús y cuando la ven entrar de ocho meses y medio y que no hay asientos libres casi todo el mundo mira para el techo del bus que dice uno: coño, han puesto los frescos de la capilla sixtina ahora en la L-2 de TUA, no me había enterado....

Sustituiría que buscaseis la Justicia de Dios por la Justicia para con los hombres y mujeres que comparten nuestro transitar por este pequeño planeta atestado. Si eres creyente, en particular cristiano, no son pocas las grandes figuras de la Iglesia que han sido de parecida opinión a la que expongo. Francisco de Asís, o Teresa de Calcuta, o Vicente Ferrer, no buscaron a Dios en el cielo, sino en las necesidades de los pobres. Al mismo nazareno, en la misma obra ya citada, se le atribuye el llamado "nuevo mandamiento", que yo, desde mi temprana educación cristiana, para bien o para mal que haya sido, siempre he considerado que era la clave de ser un verdadero cristiano : "un mandamiento nuevo os doy: amaos los unos a los otros como yo os he amado. En esto conocerán todos que sois mis discípulos: si os amais los unos a los otros". Nota, querido lector, que el de Nazareth no dice reza cien padrenuestros al día, no dice vete a misa y comulga todas tus jornadas a las seis de la mañana. No dice que te flageles, que te dés golpes de pecho, ni que uses el cilicio en su nombre. Dice que si quieres ser su discípulo, ames a las personas. He visto grajos mélicos y líricos marranos de misa y comunión diaria que se ofenderían sinceramente si alguien les dijera que de cristianos no tienen ni el nombre. Y luego salen de misa y se van a su despacho de tiburón a joderles la vida a miles de desgraciados que han tenido la desgracia de que trabajar para él o con él. Y he visto gente que no pisa un templo en la vida, que según ese criterio, son más cristianos que el 90% de los obispos, siendo moderado en la estimación.

Aprovecho que cada vez me gusta más escribir para recordaros dos citas..... van sobre la escritura y el dinero.

"Escribo por el solo placer de escribir, para mí solo, sin ninguna finalidad de dinero o publicidad. En mi pobre vida, tan vulgar y tranquila, las frases son aventuras, y no recojo otras flores que las metáforas".

Para quien no sepa quién escribió eso, no fue José Pérez García, de Caborana, ni John Smith, de Philadelphia. Fue un señor llamado Gustave Flaubert, que escribió una novelita intrascendente pero que a mí me gusta mucho, y que, como no la conocerás, aprovecho para indicártela, pues vale la pena. El autor se llamaba Gustave Flaubert, y su libro que prefiero es Madame Bovary.

Otro escritor irrelevante puso en verso esto: "Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito. A mi trabajo acudo, con mi dinero pago el traje que me cubre y la mansión que habito, el pan que me alimenta y el lecho donde yago." Era sevillano, y se llamaba Antonio Machado. No sé si a la SGAE le hará mucha gracia que publique este peligroso texto, pero ya sabéis la fábula de la rana y el escorpión. Es mi naturaleza descubrir modestos poetas escondidos y a quien nadie lee.

Y no os olvideis que a quien reveló a sus captores quién era el hombre al que debían prender, y que sería después ajusticiado en la cruz, le pagaron treinta valiosas monedas.... Pocos días después se ahorcó.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Sergio -

Otra anécdota, querido "anónimo" (sic) :-))))

A finales del siglo XVII, el gran Johann Bernoulli retó a la comunidad matemática mundial con un difícil problema, para el que dio seis meses de plazo para hallar la solución. A los seis meses, nada menos que Leibnitz le escribió al menor de los hermanos Bernoulli, para mí el más brillante de los dos, que se encontraba muy cerca de la solución, pero que necesitaba dos meses más, que Johann le concedió. Pasados los ocho meses, Leibnitz se rindió.

En ese momento, alguien hizo pública una carta anónima con la solución, refiriendo que la había hallado en una noche. Cuando Bernoulli leyó la carta, dijo su famoso : RECONOZCO AL LEÓN POR SUS GARRAS: ES NEWTON.

Anda, no me jodas y deja de firmar "anónimo"... ya te pillaré en privado en el messenger jajajajaj. ¡ Besos !
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sergio -

Hace tiempo que descubrí que existen personas con una paciencia infinita :-)

Dijo Einstein: "sólo conozco dos cosas infinitas; el Universo y la estupidez humana, y de lo primero no estoy seguro". Como parece ser que ahora impera la idea de que el universo es finito, añadimos una segunda cosa infinita a la estupidez humana: la paciencia de algunos ;-)

Anónimo -

Me lo he leido enterito!!! jjajjajajaajaja
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres