Blogia
Titiritero de palabras

14-F. El día más triste de Zapatero


14-F. El día más triste de Zapatero.

Dada la situación actual, y visto que  mi querida M.D. está sembrando de reticencias al Ayuntamiento de Gijón respecto al tema de recalificar como edificable una parcelita que tiene mi madre en Roces, que solucionaría el bienestar de mi familia para ella, un servidor, mis hijos, y mis nietos, tirando por lo corto, he tenido que sumar otro empleo al de consultor informático, desarrollador de aplicaciones , diseñador web, traductor, consultor en e-marketing, asesor LOPD, etcétera... Estoy contratado a tiempo parcial en una editorial de un conocido grupo empresarial, para hacer una primera evaluación de los borradores que llegan, y seleccionar los que podrían ser interesantes para eventual publicación. Me llega bajo pseudónimo un bosquejo de un guión, según su autor, susceptible de ser convertido en novela corta, guión para un telefilm o en obra de teatro. Me gustaría vuestra opinión sobre su interés.

Comienza la acción en un amplio salón de la sede de un conocido banco español originario de una ciudad del norte. Se está celebrando una reunión del Consejo de Administración de la entidad. En ese momento, un numeroso grupo de guardias civiles, con un teniente coronel a la cabeza, irrumpe en el salón ante las protestas de los ordenanzas y de los guardaespaldas ubicados en la puerta de entrada. Ante la estupefacción general, el teniente coronel empieza a gritar "¡ Al suelo todo el mundo!". Nadie se mueve, más sorprendidos que otra cosa. En ese momento, el teniente coronel, que desde el primer momento tiene su pistola en la mano, empieza a disparar al aire. Algunos suboficiales y números riegan por todas partes ráfagas de metralleta. Todos los presentes se tiran al suelo bajo la mesa, excepto un consejero independiente, que permanece sentado, impasible. Ignorándole, el oficial coge un teléfono, marca un número, y dice, secamente: " Señor ministro, todo ha sucedido de acuerdo con el plan previsto", tras lo cual cuelga sin esperar respuesta.

Entre tanto, en el Palacio de la Moncloa, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comienza a recibir algunas noticias confusas sobre los acontecimientos del espléndido edificio en la conocida vía. A su lado, un señor en la sesentena, respetuoso, atiende a las llamadas de teléfono al despacho del presidente, realiza otras, y aconseja a Zapatero.

Por la línea directa, entra una llamada. La atiende inmediatamente el presidente, mientras el señor de la barba cana escucha por un supletorio.

- Presidente, ¿ has oído lo que está pasando ? Es terrible, tengo que acudir inmediatamente a Moncloa para estar a tu lado en estas terribles circunstancias.

- Gracias, Miguel... Te espero.... Siempre es un placer contar con tu apoyo en circunstancias difíciles.

El barbicano hace un sutil gesto negando con la cabeza. Zapatero pone cara contrariada, no obstante, atiende al signo: "No, Miguel, mira... No va a ser posible que vengas a Moncloa, ven mañana, mejor". Cuelga.

- Pedro, ya sé lo que me vas a decir, y me niego a volver a escuchar de tu boca otra calumnia más. Miguel es mi amigo desde los tiempos difíciles de diputado de la oposición por León, no te voy a tolerar bajo ningún concepto que le calumnies una vez más.

- Presidente, hay cada vez más indicios....

- Ni indicios ni nada, Pedro. Fin de la cuestión.

Entre tanto, en el amplio salón que acoge a los banqueros que mandan en el país, un capitán se aproxima al micrófono y anuncia: Bien, señores, pueden volver a sentarse.... Tranquilos que no le va a pasar nada a nadie, siéntense, manténgase cada uno en su sitio, y tengan las manos en lugar visible. En breves minutos, la autoridad competente... por supuesto, de carácter sindical, acudirá aquí y dictará las órdenes oportunas. Entre tanto, les ruego tengan aún unos instantes de paciencia.

( Unos días antes, en un despacho del Paseo de la Castellana, un hombre de camisa abierta y sin corbata, con la calefacción a 21 grados, habla con otro de similar rango). Esto no puede seguir así, España se hunde, la economía colapsa por falta de circulante, el paro va camino de los cuatro millones.... Todo patriota sabe que es necesario un golpe de timón. Este insensato de Zapatero.. Él, Rajoy, y toda la clase política conducen a la nación al desastre. Nos aseguraron que nunca legalizarían las hipotecas subprime, y luego, a traición, un viernes santo, las autorizan... Es un insulto a los economistas que tanto hemos hecho por España. Debemos reconducir la situación.

( Vuelve la acción al despacho de Zapatero, el 14F): - Pedro, llama a todos los presidentes autonómicos y a todos los ministerios, asegúrate de su fidelidad al orden constitucional.

- Es inútil, Presidente. Casi ningún ministro se me pone al teléfono. De los pocos Presidentes Autonómicos que han atendido mi llamada, he tenido que escuchar cosas muy duras. El extremeño parece que es partidario de los asaltantes. Montilla dice que es un asunto español y que él no quiere entrometerse en la  política interna de otro país.

- Les llamaré yo personalmente.

- No , Presidente, no... ¿ No te das cuenta de que dicen actuar en tu nombre ? ¿ Por qué te crees que no han tomado La Moncloa ? Mientras queden dudas sobre tu posición, te mantendrán libre. Si te pronuncias ahora, acabarás con toda posibilidad de actuación tuya.... Debes reservarte, al menos de momento.

Que me pongan con el Secretario General de la UGT:

- Cándido, compañero, necesito la actuación decidida del sindicato.

- Presidente.... Aquí están las cosas muy calientes. La Federación de Autónomos... Bueno, de momento evitan desacatar abiertamente mis órdenes, pero su Secretario General mantiene una posición muy ambigua. Los autónomos están muy enfadados, presidente, muy enfadados.... Algunos quieren tomar las sucursales bancarias, están preparando los gomeros y las tuercas. Una orden tajante a la UPTA temo que haría que me depusiesen y que la federación de autónomos tomara el poder en la UGT.

- Maldita sea... Esto se nos escapa, Pedro, esto se nos escapa.

- Presidente, en cuanto a Miguel....

- Basta ya, Pedro, basta ya... ¡ No te tolero.... !

( entra una secretaria de Presidencia): José Luis, una llamada de Asturias...

- Sí, sí, claro que me pongo, .. ahora mismo.....

- ¡ Compañero ! Gracias, gracias por el apoyo de los mineros asturleoneses, es una posición encomiable, como siempre la tuya, muchas gracias. [...] ¡¡¡ ¿¿¿ Qué ???? !!!! Compañero, ¡ no es el momento de renegociar la producción de carbón nacional, compañero, no es el momento !

( en el salón de la entidad bancaria, el director general ha agotado su paciencia, y se enfrenta a los rebeldes): Esto es intolerable, oficial, ... intolerable. De momento, y mientras no cambien las cosas, yo sigo siendo el que manda en este país, soy el civil que manda en este país y como tal le ordeno.....

- El oficial sacude impasible la ceniza de su cigarrillo, hace un pequeño gesto displicente, y dos guardias se llevan de nuevo cogido por los brazos al banquero a su sitio.

( en Moncloa) - ¡ Pedro ! Que manden un equipo de Televisión Española, voy a dirigirme a la nación.

- Es inútil, Presidente, es inútil. Han elegido a Izaskun por aclamación Directora General y todos los funcionarios dicen que se niegan a nada que no pase porque les den una plaza de becarios en La Sexta.

- Maldición... También Izaskun, Pedro.... Qué jodido esto de la política, así es imposible tener amigos... Menos mal que siempre tendré a Miguel...

- Presidente, en cuanto a eso...

- ¡ Que te calles !

y aquí hay una nota manuscrita, donde el anónimo autor dice: fin del episodio número uno.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres