Blogia
Titiritero de palabras

Si los ricos lloran, no harán falta trasvases

Si los ricos lloran, no harán falta trasvases

Leo con estupor distintos estudios y proyecciones, según las cuales, en este año de dificultades económicas, el número de ricos en España finalizará con 200.000 afortunados más. Entendiendo como ricos a aquellos cuyos activos financieros, sin contar la primera vivienda y los consumibles, supera el millón de dólares ( yo modificaría el criterio para incluir en el cómputo a aquellos cuya primera vivienda vaya más allá de lo que se pueda considerar una vivienda digna, pues un lugar de residencia de lujo creo que sería tan computable a efectos de riqueza como cualquier otro bien  no esencial).

En este escenario, el Partido Popular, según lo aprobado en las resoluciones de su Congreso de Valencia, es partidario de eliminar los impuestos sobre el patrimonio y el impuesto de sucesiones en toda España, que ya lo han suprimido las Comunidades Autónomas donde gobierna el Partido Popular, con mi amiga Doña Esperanza Aguirre Gil de Biedma sentando ejemplo en Madrid.

En un momento en que el 80% del superávit del estado ya ha sido absorbido por las dificultades, creo que no puede haber medidas más injustas socialmente. A mí me gusta mucho citar un estudio de la Universidad pública del País Vasco, que concluyó que las tres variables que mejor explican el éxito en la búsqueda de empleo y en obtener buenas remuneraciones de sus egresados son, por este orden:

1) el sexo del egresad@: con mucha diferencia, hallan empleo con más facilidad, y mejor remunerado, los varones que las mujeres

2) el nivel de ingresos de los padres del rapaz o rapaza

3) el expediente académico

Obviaré el punto 1 por sus evidentísimas consecuencias y porque requeriría como mínimo un post para él solo; quiero observar con un poco de atención el segundo: ya son bastantes los hándicaps que tenemos de partida los que nacemos en cunas de clase media-baja respecto a los que tienen la suerte de nacer en familias de renta elevada. Si encima eliminamos el impuesto de sucesiones, el hijo inepto de un rico, heredará patrimonios que seguro que gestionaría mejor, en interés propio y de la comunidad, el hijo capaz de un pobre. El coste social de eso merece ser gravado, para poder hacer políticas públicas que compensen todas esas desigualdades de partida.

En cuanto a la supresión de impuestos que graven el patrimonio , sin comentarios. De todas maneras, bien es cierto que quizás son los más fácilmente salvables por medio de operaciones de ingeniería financiera que ni a un tonto como yo se le escapan: por ejemplo, que vivo en una casa unifamiliar valorada en dos millones de euros y que es de mi propiedad. ¡ No hay problema ! La pongo a nombre de una sociedad , por ejemplo, mía y de mi pareja, una sociedad sin actividad, no hace falta que la tenga, y la sociedad me la alquila a mí como persona física. El inmueble se beneficia de un menor tipo de tributación pensado para estimular las actividades que generan riqueza y empleo, y yo , en mis tributos como persona física, no sólo no pago, sino que quizás hasta desgravo. Y el día que me cierren esa puerta al truco fácil, ya hallaré una ventana por donde colarlo y tributar poco. No obstante, que el tributo sea fácilmente salvable, no debería eximir de que exista.... por lo menos que los ricos se tomen la molestia de pensar un poco, no se les vaya a quitar el hábito por innecesario.

No obstante, seguirá habiendo quien diga que el PP y el PSOE somos lo mismo....

Yo les digo, como Celtas Cortos: "Tranquilo, majete,... tranquilo majete en tu sillón". Que no pasa nada, hombre, que ganaremos la eurocopa y se nos curarán todos los males, panem et circenses y aquí no pasa na....

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Sergio -

He estado reflexionando sobre la cuestión que planteabas ayer, Dolores [ el tiempo que se tarda en conciliar el sueño es muy útil para la reflexión :-))) ], y, no obstante, quería hacerte una pregunta; naturalmente, la situación que planteo está muy lejos del ideal que uno desea para las transmisiones ( sigo pensando lo de un cierto mínimo exento, que podían ser, por ejemplo, 200.000 euros, y un tipo variable por tramos según el montante total de lo heredado, y la posibilidad de abonarlo a lo largo de, por ejemplo, los 10 años siguientes a la sucesión), pero bueno, vamos a analizar un par de escenarios más o menos posibles con una tributación similar a la actual:

a) Fulanito es hijo único de Menganito. Desgraciadamente, su padre fallece, dejándole como heredero único y universal de un pequeño negocio valorado en 20 millones de pesetas. Con un tipo ( desconozco los que se aplican, es un ejemplo ) del 25%, Fulanito está obligado a pagar 4 millones de pesetas a la Agencia Tributaria. Si yo fuera Fulanito, valoraría las siguientes opciones:

1) Puedo vender la empresa, y si no tengo para pagar el impuesto y me urge el plazo, en lugar de por 20 millones la pongo en venta por 18 y probablemente tenga un comprador lo bastante rápido. Pago el impuesto de sucesiones y me quedan 14 millones de pesetas limpios.

2) Me hago cargo del negocio, y trato de conseguir un aplazamiento de la deuda en la Agencia Tributaria, aportando si es preciso como garantía el propio negocio. Pueden atenerse a razones o no.

3) Puedo ir a un banco o a una caja, aportar como garantía un negocio consolidado del que tengo todos los títulos de propiedad, y pedir un crédito a 10 o 20 años de 4 millones de pesetas. Actualmente, y pese al cierre del grifo prestatario, las entidades suelen conceder los créditos garantizados por bienes por valor de AL MENOS EL DOBLE de la cantidad a prestar. 20 millones es mucho más del doble de 4, seguramente considerarán la operación viable, más en una coyuntura en que les gustaría prestar, pero dada la situación actual han reforzado las peticiones de garantías y sólo conceden aquellos que están sólidamente garantizados.

4) Si ni la AT ni los bancos ni las cajas me hacen mucho caso, puedo emprender la actividad que dejó mi padre y asumir la deuda. Es muy probable que si no pago en plazo, la AT trate de embargarme lo que me pille. No obstante, una cantidad mensual igual al Salario Mínimo Interprofesional es inembargable, por considerársela el ingreso mínimo de subsistencia. El tipo de interés que aplica la AT en ese caso es la subida oficial del IPC, que ahora mismo tiene un diferencial, a favor de Fulanito, muy sustancioso respecto a los tipos crediticios de bancos y cajas. No ignoro que pensarás que el SMI es una miseria que no da para vivir, sin embargo, el subsidio al desempleo ( distinto de la prestación por desempleo, que es contributiva y cuyo montante depende de las bases de cotización de los contratos laborales que generaron el derecho) está aproximadamente en el 66% del SMI, y otras ayudas no contributivas para situaciones de necesidad están del orden del 75% del SMI, con lo cual (triste consuelo) , hay muchos miles de personas que están sobreviviendo con menos. Al cabo de más o menos tiempo, según la marcha del negocio, Fulanito habrá saldado su deuda por Impuesto de Sucesiones con la AT y podrá obtener del pequeño negocio el fruto íntegro de sus esfuerzos.

Caso B) Sergio no es heredero de nada. Quiere montar un negocio como el del padre de Fulanito. Puede crearlo ex-novo invirtiendo 20 millones de pesetas. También puede pagar el traspaso de uno ya existente que tenga ese valor de mercado. No obstante, Sergio no tiene dinero. Puede:

a) ir a los bancos y cajas a pedir un crédito de 20 millones de pesetas.... Cuando le pregunten por sus garantías, dirá a los correspondientes directores/as de sucursal: el propio negocio que voy a montar, y mis enormes ilusión, ganas y capacidad de trabajo. Previsiblemente, el director(a) de sucursal tendrá que contener un serio ataque de risa y Sergio saldrá de la oficina abochornado y tratando de que no se le vea demasiado el enrojecimiento facial.

Aun hablando de pequeños negocios familiares, etc... ¿ cuál es más envidiable ? ¿ la situación de Fulanito o la de Sergio ?

Yo, que soy juez y parte pues estoy en una de las dos situaciones, elijo sin dudar el caso Fulanito. Insisto en que seguramente yo lo veo con muchos sesgos ( la hierba del vecino siempre es más verde )... Me gustaría saber tu opinión, Dolores.

Gracias por leer y por participar, aportaciones como la tuya me dan gasolina para seguir bloggeando !!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sergio -

Pues quizás debamos considerar una REFORMA del impuesto.... Obviamente, cuando escribí el post, no estaba pensando en la panadería de debajo de mi casa... No obstante, confieso que he pecado de un sesgo inconsciente, quizás mi pensamiento era sesgado por el hecho de que yo no tengo nada que heredar de nadie, mientras conozco gente que es multimillonaria exclusivamente porque papá lo era en vida. Seguramente si yo fuese el potencial heredero de una tienda de chuches hubiera tenido una perspectiva distinta de la cuestión, perdón a quien haya molestado con un razonamiento que quizás partía de la desinformación. Ahora bien, para eso está la vía de vuestros comentarios, para ayudarme a aprender y a saber cosas que no sabía, y conocer experiencias que nadie me había contado. Es el famoso dicho de que no juzgues a nadie sin caminar tres días en sus mocasines. Una cierta cantidad exenta podía ser un mecanismo, no sé, las matemáticas y l@s economistas seguro que se os ocurren más cosas. También se podría permitir abonar el impuesto de sucesiones de modo fragmentado y distribuido en, por ejemplo, los 10 años posteriores a la transmisión por título de herencia...

En cuanto a la diferenciación por política tributaria, yo siempre he sido un enemigo cerrado del que llaman "dumping fiscal"; que una empresa tribute muy diferentemente si está unos kilómetros en territorio riojano o unos kilómetros en territorio de Euskadi o Navarra, y que desmantelen fábricas centenarias para llevarlas al otro lado de la frontera, o que una sociedad tenga su actividad en Asturias y su domicilio fiscal en Madrid me parece, en una palabra, fatal. Y no hay nada en lo que concuerde más plenamente contigo en lo que pueda imaginar que en ese "no estamos como para ahuyentar puestos de trabajo".

Maria Dolores Fanjul -

En realidad no es todo tan sencillo.A muchas pequeñas empresas familiares las hunde ese impuesto al pasar a otra generación. Tal vez solo sean uno o dos empleos pero es el trabajo de una familia :(
Quizas seria bueno empezar a hablar de porcentajes a la hora de los impuestos... no todos los "empresarios" son ricos, algunos solo son autonomos que viven de su trabajo.
De todas formas, lo que es condenable es la desigualdad entre unas comunidades y otras dentro de un mismo pais: nadie va a poner su empresa en asturias (como domicilio fiscal, al menos) si puede ubicarlo en otra comunidad mas permisiva fiscalmente (y no etamos como para ahuyentar puestos de trabajo)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres