Blogia
Titiritero de palabras

¿ Qué tal estás, Sergio ?

¿ Qué tal estás, Sergio ?

Muchas veces, la gente que me quiere me pregunta:"¿ Qué tal estás, Sergio ?". A veces me olvido de comenzar mi respuesta por donde hay que empezar: "Tengo techo, como tres veces al día todos los días, mi estado de salud es más que aceptable y tengo acceso a médicos y medicinas, por tanto, vista la situación del mundo, ¿ qué derecho tengo a quejarme?". A partir de ahí, puedo hacer matizaciones sobre mi estado de ánimo, sobre mis problemas menores, comparado, el mayor de los que pueda tener, con los que afectan a quien no tiene esas inmensas suertes que yo tengo y acabo de citar.

Porque:

- Más de mil millones de personas no tienen acceso a agua potable para beber, asearse y su uso doméstico.

- 34.000 niños mueren cada día ( más de diez millones cada año ) de hambre y enfermedades fácilmente evitables.

- Sólo la rubéola causa 700.000 muertos al año. Más de un millón de personas fallecen de malaria todos los años.

- Más de 800 millones de personas padecen hambre severa en el mundo.

- 1200 millones de seres humanos sobreviven con menos de un dólar ( 78 céntimos de euro ) al día. Más de 2000 millones, con menos de dos euros al día.

 Yo dono cada mes, por domiciliación bancaria, una ridícula cantidad a una organización que trabaja en ayuda al desarrollo, y admito que hago muy, muy, muy poco y debería avergonzarme. Dedico menos del 3% de mis ingresos mensuales a tal cuestión. Siendo, como es, probablemente, lo que más me duele en el mundo y en la vida. Ahora bien, si 44 millones de residentes en España dedicaran el 3% de su renta a tales menesteres, se podrían hacer algunas cosas. O los cientos de millones de habitantes de la "UE a 15", o los cientos de millones de habitantes de los países más ricos del norte de América, como los EEUU o Canadá.

Algunos enlaces:

 

Uno indirecto, el de mi imprescindible amigo parada del 2.

 

Intermón Oxfam

La UNESCO y UNICEF

 

 

Médicos sin fronteras

 

y tantos otros....

 

Que tengas un muy feliz día. Besos.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

12 comentarios

Chus -

Voy a obviar el partido al que representa el personaje de la entrevista y comentar sus ideas como si viniesen de una persona respetable. El caso es que no le veo mucho jugo a esta entrevista porque en lo económico quizás no sepa muy bien como funciona el sistema -los nacionalismos tienden hacia la autosuficiencia y eso los condena- y en los social no le veo pizca de sensibilidad. Lo siento pero no veo soluciones, veo en sus palabras aumentar los problemas.

fefe -

Menos mal que no estoy sola en mis creencias y temores!!! os adjunto esta página web para que veais otros puntos de mira.

http://www.minutodigital.com/noticias2/3939.htm

Chus -

Comento por encima que tengo poco tiempo.

Vaya si que está animado y da gusto... me recuerda un poco al debate que en su día hubo sobre Francia, con María.

Lo primero decir, aunque Sergio comenta alguna cosa -que no me deja negar y que evidentemente no es para tanto- que contribuyo al saco común pagando mis impuestos (evidentemente no soy el que más contribuyo porque los impuestos son proporcionales y no soy -que pena- el que más gano) pero no me parecería mal pagar más impuestos si el destino es bueno aunque primero preferiría que se reasignasen algunos destinos. Pero además a nivel personal contribuyo con algo más del 1% de mi sueldo a sustentar proyectos de Intermón Oxfam, no es mucho pero seguro que ayuda.

Verás Fefe entiendo mucho de tu postura, algo hay que hacer para revisar el estado del bienestar y la sociedad en general para adaptarnos a estas nuevas situaciones sino la clase media-baja y baja pueden quedar fuera.

Este país como cualquier país moderno avanza gracias a la inmigración pero la inmigración puede generar problemas y ese es el reto. El reto no es reforzar la seguridad, poner más puertas a todo o dejar sin atenciones mínimas a los que están aquí. El reto viene más por la vía de la Educación, por algunas reformas del estado del bienestar y porque España como otros países invierta en Africa y en los países en vías de desarrollo en vez de pagarles por controlar las fronteras.

El reto de la calidad de vida en nuestras ciudades es buscar un modelo integrador, que no comenta los errores de otros países. Esa es la ventaja, que para nosotros es nuevo pero hay que copiar las buenas experiencias y desechar las fracasadas. No es fácil pero puede ser muy enriquecedor.

Respecto a tu amigo egipcio, no sé... en Egipto te pueden meter en la cárcel por ser homosexual. No sé si estará de acuerdo con esto, puede que no pero seguramente si decidiese protestar contra esa ley acabaría en la cárcel y si está de acuerdo con ella quizás no entienda que las democracias deben garantizar los derechos humanos y que, aunque no son perfectas, por eso nos gusta tanto.

Un último apunte, no estoy de acuerdo con lo que comentas del problema de los suburbios franceses porque creo que no fue racial o de inmigración, fue un tema de pobreza. Había franceses blancos pobres en las revueltas.

Algo falla eso es evidente. No todo el mundo come y en nuestras sociedades hay problemas pero tengo claro que la solución no viene por la vía de recortar libertades o la represión, el futuro puede ser otra cosa y yo te animo a buscar soluciones imaginativas y justas. Para mi nacer en un sitio u otro es una cuestión de suerte, si parto de esa base yo creo que con un poco de empatía podemos cambiar muchas las cosas.

Sergio -

> Tengo algún conocido árabe (además de hablar inglés, francés y catalan estoy estudiando árabe

> y también he realizado una estancia en Egipto) que incluso me dice en la cara

> que somos idiotas y que el exceso de democracia y

> tolerancias es nuestra perdición.

Yo sigo pensando que uno de los grandes problemas que tiene España es lo endeble de su democracia, el demasiado tibio pulso democrático que tiene, los escasos avances hacia una democracia participativa, deliberativa, de alta calidad, que deberíamos buscar en la Europa del siglo XXI. Y por mucho que avancemos en la Democracia, yo siempre la consideraré perfectible, siempre querré ir un pasito más allá, hacer la democracia más democrática, más participativa, más deliberativa, más democracia.

Ahora bien: te voy explicar, Fe, queridísima Fe, te voy a explicar una de las mayores diferencias entre una democracia y un estado donde no existe: tú puedes escribir públicamente en un blog alojado en Zaragoza tu opinión de que tenemos demasiada democracia y demasiada tolerancia. Invita a tu amigo a que escriba en un blog alojado en un servidor egipcio que el problema de Egipto es que hay poca democracia y poca tolerancia y a ver si la respuesta del estado egipcio es simétrica a la que tú obtienes (ninguna respuesta, en respeto a tu libertad de expresión) del estado democrático español.

( espero ansioso que me comuniquéis el URL en un servidor egipcio de un ciudadano egipcio residente en Egipto donde comenta que a su juicio hay poca democracia y poca tolerancia en su país).

Sergio -

> si en vez de sacar las ayudas del saco común,
> salieran de tu bolsillo, ¿a cuantos mantendrias?

"mantendrías": segunda persona del singular del potencial simple del verbo "mantener" ^__^

Tonterías de filólogo frustrado aparte, si bien nunca me ha gustado mucho ese tiempo verbal ( ¡ soy un fanático del presente de indicativo ! ) no quiero dejar en el tintero unas cosas que Chus nunca permitiría que se supiesen en público:

El de Chus no es ningún ejercicio teórico: este señor es miembro activo de dos asociaciones ("asociación": esos colectivos a los que todo el mundo se apunta y luego nadie salvo cuatro (tres y Chus) van luego cuando hay que trabajar)...

Que Chus aporta de su bolsillo a una ONG que trabaja en ayuda al desarrollo una cantidad que multiplica por varias veces la que aporto yo a otra entidad distinta, si bien yo lo cuento y él no.

Que tengo mis medios para saber que Chus se pasó anoche hasta las cinco y pico de la madrugada ultimando un trabajo de utilidad pública, con repercusión sobre toda la comunidad de ciudadanos de Oviedo, del que no va a obtener más beneficio personal que la satisfacción de haber cumplido con sus convicciones éticas, y hoy, a las 8:30 estaba (destrozado, pero estaba) en su puesto de trabajo.

Que "haya colectivos y asociaciones que con toda su visión útopica del mundo se preocupen tanto de esta gente y tan poco de los suyos, los que tienen al lado", va a ser que no es el caso de Chus. No sé los demás, pero mi experiencia personal es que yo lo tengo al lado, y es de las pocas personas que, antes de que nadie perciba que tengo un problema, ya me está ayudando.

P.S.1: Seguramente ahora Chus intervendrá tan pronto lea esto y negará alguna de las cosas aquí escritas, o les restará importancia, o algo. El que su mano izquierda no sepa lo que hace su mano derecha no quita para que toda negación que se le ocurra hacer de lo que aquí cuento sea una p**a mentira motivada por la modestia.

P.S.2: Aunque seas más alto que yo, Chus, como te atrevas a negar algo de lo aquí puesto, te meto una ho***a ;-)

P.S.3: A pesar de lo que pueda parecer por la consideración que tengo de Chus, ambos somos varones de probada y conocida heterosexualidad :-))))

fefe -

Bueno, por todo eso precisamente no lo apoyo. Precisamente porque Cataluña ha sido tradicionalmente tierra de acogida es donde vivimos el problema día a día. Si estuvieras aquí, verías como los immigrantes con y sin papeles te pasan por delante en las guarderías públicas (con plazas muy limitadas) mientras tu tienes que recurrir a los papis para que te hagan de canguro porque no puedes pagar una guarderia privada, tiene más puntos para obtener una vivienda de protección oficial que tu que llevas toda la vida cotizando y contribuyendo al crecimiento del país y resulta que tienes 30 años y no te puedes independizar o tienes que pagar precios astronómicos en el libre mercado, crean asociaciones culturales que lo único que hacen es impedir su integración en la comunidad, se les ofrece cursos de formación gratuitos para capacitación laboral mientras a ti te niegan becas de estudio, se pagan cursos de idiomas mientras tu no tienes plaza en las Escuelas Oficiales, se les procura atención y operaciones médicas mientras tu estas en una lista de espera interminable, no sólo exigen espacios de culto si no que se les financies, a cada inmigrante que llega se le da una paga lo que contribuye al efecto llamada, se le discrimina positivamente a la hora de darle trabajo para que no se sienta discriminado (aunque todos los empresarios coinciden en que trabajan más lentos y peor, aunque no hace falta ser empresario para verlo, se puede comprovar el servicio que se recibe en cualquier sitio dónde trabajen) y ahora además tenemos que ver como todo parece poco y se pide que puedan votar. Se me ponen los pelos de punta sólo de pensar que en pocos años tendremos algún musulman (ya que son de los que más se movilizan para exigir (curioso, eh?)) como alcalde o presidente, que impondran sus creencias sexistas. Cuando realicé una estancia en Londres, ciudad cosmopolita desde hace años, me parecía todo maravilloso, me parecía que todos vivían en armonía y respeto e incluso lo envidiaba. Ahora que me toca vivirlo de cerca veo que todo era una percepción superflua ya que yo realmente no estaba viviendo allí y no percibía las tensiones que se ocultaban y que se ocultan. El estallido de los conflictos en los barrios periféricos de París es sólo un aviso de a lo que tendremos que enfrentarnos por ser demasiado solidarios. Tengo algún conocido árabe (además de hablar inglés, francés y catalan estoy estudiando árabe y también he realizado una estancia en Egipto) que incluso me dice en la cara que somos idiotas y que el exceso de democracia y tolerancias es nuestra perdición. Cada vez más creo que tiene razón. En fin, caminamos hacia nuestro destino y es difícil nadar contra corriente. Finalizo aquí mis intervenciones en el blog. Besitos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sergio -

> Hay un dicho que dice, de pagar tu a pagar yo ¿cuantas te comerías?

> pues lo mismo, si en vez de sacar las ayudas del saco común,

> salieran de tu bolsillo, ¿a cuantos mantendrias?

Precisamente, quienes colaboramos en ayuda al desarrollo es algo que tenemos clarísimo, la cuestión es que parece que estuviéramos en desacuerdo, cuando es un criterio esencial que tenemos muy presente quienes apoyamos la ayuda al desarrollo: no se trata de mantener a nadie, eso no hace sino perdurar el problema, posiblemente, si mantienes a la gente, no sólo perdura el problema, seguramente se agravaría.

Se trata de implantar programas que permitan a las gentes de los países sumidos en la miseria desarrollarse por sus propios medios, que den ocasión a sus gentes, y en particular a los mejores de ellos, de trabajar en mejorar las condiciones de su propia tierra. En esa línea trabajan los buenos programas y esa línea defendemos quienes cooperamos. Pensar otra cosa es equivocar el debate.

Sergio -

> Te diré que mis padres fueron dos de los que hicieron

> las maletas ¿y sabes que? nadie les ayudó cuando llegaron:

> tuvieron que trabajar duro para tener una casa digna y sacar adelante a cinco hijos,

> nadie les dió ayuda económica para ayudarlos a establecerse,

> ni los empadronaron para tener acceso a esa ayuda, ni les regalaron nada.

> Eran ciudadanos de segunda en su propio país.

¡ Precisamente por eso es por lo que muchos queremos ahora que ese esquema no se repita ! Fefe, cariño, precisamente has dado en uno de los clavos. La generación de nuestros padres vio y, en muchos casos vivió situaciones muy duras y tristes. Cataluña, por ejemplo, debe una inmensa porción de su alto grado de bienestar actual a cientos de miles de extremeños, andaluces, murcianos, manchegos, oscenses, turolenses, asturianos y gallegos, entre otros. En los años 50 del siglo pasado, muchos trabajadores dignísimos que contribuían a hacer de Cataluña una tierra de prosperidad y riqueza habitaban en infraviviendas. Es una cosa que hoy muchos no queremos para nadie en nuestro mundo rico. Todos y todas los y las que están aquí con la intención de trabajar , salir adelante ellos, y que, a la vez, crean riqueza y bienestar no sólo para ellos sino para el conjunto de los españoles y de quienes viven en España con nosotros deben vivir en viviendas dignas, deben tener acceso a nuestro , por otra parte, excelente (otro día hablamos de las listas de espera, pero, en general, excelente) sistema público de salud. Los hijos menores de los trabajadores deben estar escolarizados, y debe haber garantía de que el sistema público de educación los absorba y dé una educación igual y de calidad para todos. Y cuando la gente haya dado lo mejor de sí durante treinta o cuarenta años de vida laboral, debe recibir retornos por lo que aportó a nuestro sistema de Seguridad Social en forma de una pensión digna. Así se hizo rica, por ejemplo , Suiza, y sigue sin irles nada mal, a pesar de que salgan todos los años de territorio suizo muchos millones de francos para pagar a españoles e italianos, algunos de los cuales son mis vecinos aquí en Oviedo y reciben una pensión que para sí la quisieran la mayoría de los pensionistas españoles.

fefe -

Hola!
He leido el comentario de Chus y no me ha hecho cambiar de parecer. Te diré que mis padres fueron dos de los que hicieron las maletas ¿y sabes que? nadie les ayudó cuando llegaron: tuvieron que trabajar duro para tener una casa digna y sacar adelante a cinco hijos,nadie les dió ayuda económica para ayudarlos a establecerse, ni los empadronaron para tener acceso a esa ayuda, ni les regalaron nada. Eran ciudadanos de segunda en su propio país. Me indigna enormemente que ahora esas gentes que no han hecho nada por construir mi país, vengan a ordeñarlo, pero lo que más me indigna es que haya colectivos y asociaciones que con toda su visión útopica del mundo se preocupen tanto de esta gente y tan poco de los suyos, los que tienen al lado. Yo he trabajado con la AECI, y si pudiera la suprimiria. La mayoria de estudiantes de doctorado que vienen a cursar sus estudios no vuelven, lo que es una fuga de capital y recursos para sus países, y España la fomenta ya que no establece ningún mecanismo que garantice su retorno. Al contrario, se convierten en competidores para nuestros estudiantes que deben pagarse el doctorado de su bolsillo. ¿Cuantos universitarios españoles hay que no pueden cursar su doctorado por falta de recursos?. Hay un dicho que dice, de pagar tu a pagar yo ¿cuantas te comerías? pues lo mismo, si en vez de sacar las ayudas del saco común, salieran de tu bolsillo, ¿a cuantos mantendrias?

chus -

Creo Sergio que puedes quejarte, quejarte de todo... de la situación que denuncias, que es verguenza de todos, y quejarte también de lo más cercano -que relativamente puede ser también grave-. Esto es en lo único en lo que coincido con Fefe.

Porque, por seguir el orden, me he leido con detenmiento todas esas 100 propuestas y entiendo como es muy lógico que algunas no puedan gustar pero no me entra en la cabeza que pueda causar repulsa, por ejemplo, la creación de 9.000 puestos de trabajo, en una ciudad con tantos desempleados/as (sobre todo as) como Oviedo.

A mi me parece muy bien dedicar cada vez más recursos a cooperación al desarrollo que no son dávidas ni limosna. Creo que tengo mucha suerte de haber nacido en la parte rica del planeta -mi vida es más cómoda así- pero soy consciente de que esta es la parte responsable de que la otra parte sea tan sumamente msiserable.

¿Qué podemos hacer? No se trata de creer o no en el sistema, conozco mucha gente que no cree en él o que no cree parcialmente en él pero que sin embargo encuentra cauces para colaborar. Creo que se trata más bien de una cuestión de sensibilidad porque todos podemos hacer algo.

Ese 3% es ridículo si pensamos en cuál sería su destino aquí ¿Algún gasto protocolario?

Los datos que cita Sergio son escalofriantes y sino pesan sobre nuestra conciencia poca solución habrá.

Es cierto que las ayudas pueden gestionarse de forma más eficaz pero por eso no tenemos que dejar de aportarlas. Quizás lo que hay que buscar es la forma de gestionarlas mejor.

Me parece tremenda la sentencia de "si las propias gentes prefieren arriesgar sus vidas en una travesía que puede que no finalicen en vez de enfrentarse a sus gobiernos ¿porque debo hacer yo un esfuerzo adicional?".
Para empezar no creo que sea cierto, si arriesgas la vida lo mismo te dará que sea para una cosa que para otra y seguro que es más cómodo y más barata arriesgarla "en casa". Y por otra parte, te recuerdo que el gran potencial económico que tiene España hoy en día deriva de que en periodos menos prósperos bastantes españoles hiciesen las maletas.

fefe -

No estoy de acuerdo en que no puedas quejarte. De hecho hay muchas cosas por las que quejarte. En principio cada una de las 100 medidas para un Oviedo más fuerte es motivo de queja para la gente de aquí. Sobre la cooperación del 3% de la renta de cada españolito para dádivas al tercer mundo, debo decir que mi sueldo no me lo permite ya que tengo otras prioridades generadas por el primer mundo en el que vivo. No obstante España coopera con estas causas a través de organismos como la AECI y las ayudas que da a las ONG, convenios específicos (sólo hay que ver como nos sacan los recursos cada vez que atraca un barco cargado de inmigrantes en Senegal), etc y que por supuesto de manera indirecta salen de mi presupuesto. Otra cosa es el uso que estos países hacen de ese dinero que como bien sabemos, la mayoria va a inflar los bolsillos de unos pocos. Entonces, si a sus propios países les tiene sin cuidado su destino y no hacen nada por emplear bien esa ayuda, si las propias gentes prefieren arriesgar sus vidas en una travesía que puede que no finalicen en vez de enfrentarse a sus gobiernos ¿porque debo hacer yo un esfuerzo adicional? No se puede estar dando limosna permanentemente porque al final es una forma de vida. Sólo hago aportaciones económicas directas cuando se produce alguna catástrofe impredecible e inevitable. No obstante son muy loables las personas que todavía creen en el sistema. No soy yo una de ellas.

pabloob -

enhorabuena por lo de tus visitas
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres